La otra cara del ataque a Nairobi

Esa es la cara de Abdul Yusuf Haji, uno de los muchos héroes que ayudaron a evacuar víctimas y rehenes del centro comercial de Nairobi donde murieron 61 civiles, seis miembros de las fuerzas de seguridad y cinco miembros del grupo terrotista Al Shabab, durante un asaltó que duró cuatro días y que ya cuenta con 11 detenidos.

Abdul Yusuf, que ha concedido una entrevista a la televisión de Kenia y que ha recogido el diario The Guardian, no se encontraba en el Centro Comercial en el momento en el que se perpetró el ataque, pero sí que acudió al mismo, tras una llamada de socorro de su hermano, que sí estaba en el lugar.  A su llegada a Westlake, Haji organizó a un grupo de civiles que iban con armas y que lograron poner a salvo a decenas de mujers y niños.

Una de esas familias fue la de Katherin Walton que se encontraba con sus hijos y su marido haciendo compras en el centro comercial. El tiroteo los dejó aislados en el supermercado donde los encontró Haji.

[blockquote style=»1″]Le pregunté si podía venir hacia nosotros. Y fue cuando nos dijo que tenía a sus hijos junto a ella. Entonces, le preguntamos que si los niños eran mayores y ella asintió. Preguntamos: ‘¿Puede decirle a los niños que corran hacia nosotros?[/blockquote]

Fue entonces cuando la niña de la foto, de cuatro años, corrió hacia Haji. «La niña es muy valiente porque en medio de todo aquel caos mantuvo la calma. No lloraba y se atrevió a correr hacia nosotros, unos hombres llenos de armas. Fue tan valiente que nos dio valor a todos», relata Haji.

Haji, hijo del exministro de Defensa Yusuf Haji, es musulmán y de origen somalí, se animó a hablar con los medio para asegurar que «Ellos [Al Shabab] no representan a los musulmanes«, También aseguró que no es ningún héroe, sino que hizo lo que cualquiera habría hecho «salvar vidas de seres humanos, independientemente de la nacionalidad, la religión o el credo«.