No habrá ataque a Siria, de momento

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha tendido una mano a la paz con Siria en el discurso televisado a la nación desde la Sala Este de la Casa Blanca. 15 minutos en los que Obama dio prioridad a los esfuerzos diplomáticos y en los que pidió al Congreso que pospusiera el voto sobre el ataque a Siria.

Obama asegura que Estados Unidos tiene una responsabilidad con el uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar Al Asad, pero también aclaró que su país “no es la policía del mundo” en respuesta a quienes le han colgado esa etiqueta. Durante este receso, se evaluará la propuesta rusa de destrucción del arsenal químico de Damasco, aunque no descartan que sea necesario atacar.

Obama afirma que si no se actúa “el régimen de Asad no encontrará límite para poder volver a usar sus armas químicas”, armas que tras negar su existencia parece ahora reconocer que son reales. Obama también recalcó que “nuestros ideales y principios están en juego” y que  “cuando, con modesto esfuerzo y riesgo, podemos lograr que los niños dejen de ser gaseados hasta la muerte y poner a nuestros propios hijos más seguros a largo plazo, creo que debemos actuar (…) Eso es lo que nos hace excepcionales».

Estados Unidos no pone en duda que el régimen de Bachar Al Asad fue el responsable del ataque con armas químicas  en Damasco el pasado 21 de agosto y, por ello, Obama reiteró la necesidad de  “un golpe dirigido a logar un objetivo claro: disuadir del uso de armas químicas y degradar las capacidades de Asad”,

En la víspera del aniversario de los atentados del 11-S, Obama admitió que los estadounidenses están “cansados” tras más de una década de guerra con países como Irak o Afganistán. El Presidente estadounidense aseguró que no busca una campaña bélica de largo alcance, ni prolongada.

Obama ha abierto la vía de la diplomacia con Rusia como protagonista, pero no ha hablado de plazos, ni de por cuánto tiempo apoyará esta ruta de actuación. El Presidente considera que es “demasiado pronto” para determinar si esta propuesta de los rusos dará resultado y el régimen sirio cederá el control de su arsenal químico a la comunidad internacional, pero ha manifestado su preferencia por las “soluciones pacíficas”.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se reunirá este jueves en Ginebra con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, para continuar las conversaciones al respecto.  Obama,  también agregó que  continuará sus reuniones con el presidente ruso y que también trabajará estrechamente con Francia, Reino Unido y China para tramitar una resolución ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que obligue a Asad a desarmarse.