Ponen pies en polvorosa…

El pasado sábado la policía griega anunciaba la detención del líder del partido Amanecer Dorado, Nikos Mijaloliakos, y del portavoz parlamentario, Ilias Kasidiaris; así como los diputados Ilias Panayiotaros –que en su día se hizo célebre por golpear a una diputada de izquierdas durante un debate televisivo- y Yanis Lagos, entre una quincena.

La fiscalía emitió además una treintena de órdenes de arresto y emite cargos  a los detenidos de 10 asesinatos en fase de tentativa o comisión, entre el que se encuentra el del rapero antifascista Pavlos Fissas; agresiones, ataques con explosivos y delitos financieros. Los diputados conservarán su escaño mientras se determine su inocencia o culpabilidad.

La crisis económica que vive el país griego ha hecho que que en regiones como Ática, zona que hasta la fecha había sido de izquierdas, tornase su color y la violencia se apoderada de sus calles, de manos de los jóvenes de Amanecer Dorado y dirigidos por el que la fiscalía ya ha apodado como «el Fürher«.

El Gobierno griego considera que la investigación sobre el entramado «criminal» del partido neonazi Amanecer Dorado «no ha acabado» y la continuará «en todas las direcciones y hasta que sea completada». Un intento a la desesperada de atajar la fractura social y el deterioro del escenario político en el país, la policía griega ha arrestado al líder máximo y otros dirigentes del partido ultraderechista de inspiración neonazi detenidos y varios de ellos desaparecidos.

Tras la redada policial que ha descabezado Aurora Dorada, los neonazis desaparecen del barrio de Atenas donde fue asesinado un joven rapero.