Argentina vota: el Kirchnerismo a examen

30 millones de personas están convocados a las urnas hoy en Argentina para renovar la mitad de la Cámara baja y un tercio del Senado. El Kirchnerismo de la actual presidenta, Cristina Fernández, se somete a su examen más importante, ya que estos comicios decidirán si su política peronista mantendrá el control de Congreso durante los años que le quedan de gobierno.

Estas elecciones además de renovar 127 miembros de los 257 que tiene la Cámara de Diputados y 24 de los 72 del Senado, también servirán como test de prueba para unos comicios presidenciales, ya que las previsones apuntan a que Fernández, en recuperación aún de la cirugía cerebral a la que se le sometios hace unas semanas, no se presentará como presidenta electa en 2015. Una reelección que quedó descartada tras la derrota del Kirchnerismo en las primarias que se realizaron en agosto.

Cristina Fernández necesita 129 legisladores en la Cámara Baja y 37 en la Cámara Alta para seguir manteniendo la hegemonía en ambas. De no ser así, no tendría el poder suficiente para «profundizar el modelo» de su política de gobierno y aporbar las leyes que lo sustenten, como sucedió en los últimos dos años con la reestatalización del 51% que Repsol tenía en YPF o la reforma judicial que en parte fue vetada por inconstitucional por la Corte Suprema. Sin embargo, a pesar de haber sufrido un duro revés en las primarias, Fernández,  gobernará en 2014 y se prevé que finalice su mandato en 2015.

En la bancada de enfrente aguardan los opositores:  ex kirchnersita, peronista disidente y ex jefe de Gabinete de Ministros de Fernández, Sergio Massa, que lidera las encuestas para vencer en las elecciones a diputado en Buenos Aires; y Daniel Scioli.  Algunos analistas interpretan que el duelo Massa-Scioli es una previa de las presidenciales de 2015.Si cogemos las primarias de agosto como referente, Cristina Fernández y sus aliados obtendrían 45 diputados; desde el centro, Unión Cívica Radical (UCR), junto a sus aliados progresistas y de centro, conseguirían 36; Massa y el peronismo disidente, sumarían 31 y el Pardido Propuesta Republicana (PRO), 10.

Con estos resultados,  el kirchnerismo y sus aliados perderían dos diputados, pero mantendrían 132, tres más que los necesarios para retener la mayoría absoluta, y sostendrían los 40 senadores actuales. Sin embargo, se prevé que el sufragio esté más polarizado y por tanto todo puede suceder, además de que la enfermedad de la presidenta podría jugar a su favor, debido al efecto solidario.