Elecciones en Argentina: mantienen, pero no golpean

Cristina Fernández seguirá manteniendo el control  del Parlamento. Sin embargo, el resultado de las elecciones no se puede considerar una victoria para el kirchnerismo ya que en sólo dos años ha pasado de un contundente 54%, a un diluido 32%, perdiendo en 12 de los 24 distritos de Argentina, incluidos los cinco más poblados.

A pesar de haber conseguido mentener el apoyo de las dos cámaras legislativas y de mejorar los datos de la primarias, donde sólo alcanzaron un 26%, el Frente para la Victoria (FpV) y sus aliados no contarán con los dos tercios de los diputados y senadores que necesitarían si deseasen reformar la Constitución para permitir que Fernández busque una segunda reelección en 2015, una posibilidad que ya había sido descartada por el propio kirchnerismo tras las primarias de voto obligatorio celebradas el pasado agosto.

El gran triunfador de estos comicios ha sido el perionista y ex kirchnerista, Sergio Massa, líder del nuevo Frente Renovador, consiguieno un 42,6% de los votos en Buenos Aires, la principal provincia ya que en ella se sufraga el 37% de los votos argentinos, y donde el partido de Fernández sólo lograba un 3%. Un gran éxito para Massa y mucho trabajo por delante para postularse como candidato en los comicios por la jefatura del Estado en 2015.

Pese a la derrota en la mayoría de los distritos, el kirchnerismo sigue siendo la principal fuerza política de Argentina. Donde perdió lo hizo ante diversas fuerzas opositoras, en algunas con el desunido peronismo disidente que integra Massa y en otras con la alianza de la centrista Unión Cívica Radical (UCR) con otras fuerzas de centro y progresistas o con el conservador Partido Propuesta Republicana (PRO).