La nueva vida de Pablo Toloza en La Moneda

Agosto del año 2013 es un momento que quedará en la memoria de la región. Una movilización social en Tocopilla cortaba la carretera exigiendo mejoras en el Hospital Marcos Macuada y la llegada de más médicos especialistas, de paso, también puso la guillotina sobre el entonces Intendente de Antofagasta, Pablo Toloza Fernández.

Los dardos apuntaban al occiso, debido al mal manejo político de una situación regional que explotó a nivel nacional siendo comentario obligado en los principales medios de comunicación del país. Luego de críticas que llegaron incluso desde su mismo sector político, un lunes 12 de agosto de produce la “sorpresiva” renuncia de Toloza como primera autoridad regional.

[alert color=»0C8BC2″ icon=»128227″]Sorpresiva entre comillas, ya que el viernes anterior, Waldo Mora a través del sitio web Radio Santiago (de su propiedad) anunciaba sin tapujos que él asumía como Intendente.[/alert]

Pero, como dice el dicho, un político nunca está muerto, salvo que se vea el cuerpo en el ataúd y sea uno mismo quien tira pala para sepultarlo. Frase que cobra mayor fuerza al saber que el ex intendente de Antofagasta hoy es un flamante funcionario del Ministerio del Interior.

En estricto rigor, según consta en la página de Transparencia del Gobierno, su cargo es Experto en Administración Territorial de la División de Gobierno Interior, analizando contingencia y coyunturas, estudios de información y catastro provinciales de evento, y análisis de conflicto con una renta bruta de 933.333 pesos mensuales (reguleque, ¿no?).

Lo paradójico, es que su función apunta a prevenir coyunturas y conflictos siendo que precisamente fueron estos los que le costaron el puesto.