Varapalo a la “doctrina Parot” de Estrasburgo: 14 presos peligrosos podrían salir de las cárceles españolas

La historia comienza con la etarra Inés del Río acudiendo al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo para pedir su liberación al considerar que la doctrina Parot vulnera su derechos fundamentales.  Estrasburgo falló a favor de la presa y en España comenzó el debate entre los partidarios de la doctrina, los que no lo son y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). De sentar jurisprudencia, no sólo Del Río saldría a la calle. Al menos, una docena de presos peligrosos podrían estar en libertad, igual que el etarra Antonio Troitiño, que estaba en una cárcel londinense

¿Quién es Inés del Río?

Inés del Río, miembro de la banda terrorista ETA (en proceso de desmantelación definitiva), fue condenada a 3.828 años y un día de cárcel por 23 asesinatos, entre los que destaca el coche bomba contra un autobús y un microbús de la Guardia Civil en la plaza de la República Dominicana en Madrid, de un comando terrorista que se perpetró en 1986 y que terminó con 12 fallecidos y 56 heridos. Con su detención, tres años después, se puso fin a una de las carreas más sanguinaria de la banda terrosita. Durante su juicio, se le aplicó la “doctrina Parot” para que no tuviera opción a reducir su condena, debido a sus actos criminales.

Y, ¿qué es la “doctrina Parot”?

La doctrina recibe su nombre por otro terrorista de la banda ETA, Henri Parot, acusado de matar a 80 personas  y condenado a 4.800 años de cárcel en 26 penas. En 2006, el Tribunal Supremo español sentaba jurisprudencia en su caso al estimar que  «la ejecución de la totalidad de la condena (…) comenzará con las penas más graves» y los beneficios penitenciarios se aplicarán individualmente para cada una de ellas.

Lo que quiere decir esto es que si la pena máxima que un preso en una cárcel española es de 30 años, una vez cumplida la pena más grave, se debe cumplir la siguiente, así hasta llegar a ese tope, de modo que se alarga la estancia de los reos en prisión. Así, por muchos beneficios que un terrorista consiguiera en prisión, nuo vería reducida su pena y poder salir antes.

¿Qué ha dicho Estrasburgo?

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos no sólo ha atendido la petición de Inés del Río, sino que ha fallado a su favor y ha reafirmado la sentencia que dictó en julio de 2012, cuando condenó a España y pidió la excarcelación de la etarra, además de una indemnización de 30 mil euros por daños molares.

Exigen la liberación de Del Río “a la mayor brevedad” posible y aseguran que España vulneró el artículo 5.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, Derecho a la libertad y al a seguridad, y el artículo 7, No hay pena sin ley que la avale. Esto pone en peligro todos los casos españoles en los que se ha aplicado en España la “doctrina Parot”, casi todos ellos terroristas de ETA u otras organizaciones similares o presos peligrosos para la sociedad.

¿Qué pasará ahora?

Aún no está claro como se aplicará esta sentencia de Estrasburgo, pero existe cierto temor. El fiscal general del Estado español, Eduardo Torres.-Dulce, asegura que habrá que revisar todos los casos uno por uno.  En Estrasburgo, España centró su defensa en los efectos que tendría el fin de la «doctrina Parot», asegurando que «supondría la puesta en libertad de terroristas y violadores», que saldrían «sin cumplir sus penas y sin rehabilitar»

Al menos 54 terroristas de ETA, 7 del GRAPO, 1 del GAL y 14 presos comunes con tres o más condenas se podrían beneficiar del fallo del Tribunal de Estrasburgo. Entre los etarras a los que se les aplicó la doctrina y que podrían reclamar su excarcelación se encuentran el propio Henri Parot, Domingo Troitiño (1.118 años de prisión por 22 asesinatos), José Antonio López Ruiz (1.2010 años por 13 asesinatos), Juan Carlos Arruti (1.285 años de prisión por 14 asesinatos) o Juan José Zubieta 1.851 años por 8 asesinatos)

Entre los delincuentes comunes a los que se les ha aplicado esta doctrina figuran Pablo Manuel García Ribado, el ‘violador del portal’ sentenciado a 1.721 años de prisión como autor de 74 violaciones o Miguel Ricart, condenado en 1997 por el asesinato de las niñas de Alcàsser.

De momento, desde que el tribunal de Estrasburgo tumbara la «doctrina Parot» e Inés del Río y Antonio Troitiño salieran a la calle, la Audiencia Nacional ha recibido ya 36 recursos de presos etarras pidiendo su libertad cuya tramitación estudiará el próximo viernes el pleno de la Sala de lo Penal del tribunal.