Cristina Fernández retorna a la Casa Rosada con su nuevo perro «chavista» y el pingüino kirchnerista

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández reapareció por primera vez desde la intervención, el pasado 8 de octubre, en un video grabado por su hija Florencia en su residencia oficial de Olivos, en el que se la vio distendida, con buen semblante y sin el luto riguroso que guardaba desde la muerte de su esposo, el expresidente Néstor Kirchner, en 2010, y en el que no hizo mención algún a temas políticos ni se refirió en ningún momento a posibles cambios en su equipo.

Sin embargo, apenas un par de horas más tarde, y en una comparecencia que no estaba anunciada, el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, informó de los cambios en el Ejecutivo en una breve declaración que no admitió preguntas. La presidenta nombró al gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, nuevo jefe de Gabinete, en reemplazo de Juan Manuel Abal Medina, y al viceministro Axel Kicillof nuevo ministro de Economía en reemplazo de Hernán Lorenzino.

La presidenta quiso dar por terminado su periodo de reposo médico con la emisión de un video grabado por su hija Florencia en el que agradeció las atenciones y las muestras de cariño recibidas y presentó a su nuevo perro «chavista«.

La mandataria, que aparece sentada en un sofá en Olivos, agradeció a los médicos y a los «miles» de argentinos y extranjeros que le enviaron mensajes y rezaron por su salud y reveló que «fue un momento difícil, pero acá estamos, trabajando, al frente, poniendo toda nuestra voluntad».

La mandataria habló de las cartas y regalos que recibió durante su convalecencia, pero mostró especialmente un pingüino de peluche gigante, animal que representa a los kirchneristas, y un cachorro blanco que hace unos días le trajo Adán, hermano del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

«Espero que no me haga pis encima porque me muero. Este perro es el perro que Hugo Chávez me había prometido que me iba a regalar. Es el perro nacional de Venezuela desde 1964 y acompañó al libertador Simón Bolívar», relató Fernández, que bautizó a su nueva mascota como «Simón«.