El Gobierno Filipino rebaja el número de víctimas oficiales tras el tifón Hayan

El Gobierno filipino ha elevado este miércoles a 1.833 el número de muertos y a 2.623 el número de heridos provocado por el paso del supertifón ‘Hayan‘ por el centro de Filipinas, según el último boletín del Centro Nacional para la Gestión y la Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC), aunque esta cifra podría aumentar ya que hay zonas a las que aún no se ha podido acceder.

Además, el tifón ha afectado a 6.937.229 personas en 41 provincias del país, de las que 582.303 están desplazadas y se encuentran actualmente tanto en centros de evacuación como en campamentos improvisados u otros lugares. Según este organismo público, hay contabilizadas más 79.000 viviendas destruidas en su totalidad y otras 70.000 de forma parcial.

El presidente filipino, Benigno Aquino, señaló en una entrevista concedida a la CNN que la cifra que manejaba en el momento era de 2 mil víctimas. «Yo creo que 10 mil son demasiados», ha añadido a la periodista Christiane Amanpour. «Hubo un drama emocional que intervino en esa estimación particular», ha opinado.

UNA AYUDA QUE NO LLEGA

Por su parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha calificado la situación del archipiélago como una»pesadilla logística». Hay muchos problemas para repartir la ayuda en las zonas devastadas por el tifón. Decenas de miles de supervivientes en la isla de Leyte, principalmente en Tacloban, así como en otras áreas de Cebú necesitan con urgencia alimentos, agua, medicinas y tiendas de campaña, pero las comunicaciones son muy difíciles.

Catherine Gearing, cooperante australiana de la Cruz Roja, explicó a Efe que la devastación del tifón sido muy severa, afectando a casi todas las zonas costeras de Leyte, a muchas de las cuales sólo se puede llegar por mar o con motocicletas.

«Los trabajos del Gobierno avanzan, han limpiado las principales carreteras de escombros, pero muchas menores siguen bloqueadas. Miles de casas han sido derruidas, la gran mayoría en las zonas que hemos visitado», manifestó Gearing.

Según las autoridades, han reabierto varios aeropuertos en la región, a donde llegará más ayuda, mientras que varios buques militares de Estados Unidos y el Reino Unido tienen previsto llegar en estos próximos días.