Tifón Haiyan deja devastada a Filipinas

Haiyan, el tifón más destructivo del año, más conocido como Yolanda, ha dejado más de 10.000 víctimas mortales en Filipinas. Ciudades enteras han sido devastadas y pueblos arrasados por las olas de hasta 5 metros y vientos huracanados de más de 300 km/h, que han destruido todo cuanto se encontraban a su paso.

Según las autoridades filipinas, la mayoría de las muertes se produjeron en la capital provincial, Tacloban, una ciudad de 220.000 habitantes y la más grande de la isla. Entre el 70% y el 80% de las estructuras están destrozadas por donde ha pasado la tormenta, según Soria. Alrededor de medio millón de personas han sido desplazadas de sus hogares y 4,5 millones se han visto afectadas en 36 provincias.

La situación actual en Tacloban, tras el paso del fifón, es desoladora.»No hay electricidad, no hay agua potable, ni comida, nada. La gente está desesperada», declaró el ministro filipino de Defensa, Voltaire Gazmin. La situación es caótica en la región, donde los saqueos están a la orden del día. Por eso, esta es la zona donde se concentran más esfuerzos para comenzar la reconstrucción. Estados Unidos, las Naciones Unidas y Europa ya se han movilizado para hacer llegar la ayuda necesaria a Filipinas, que aunque están acostumbrados a recibir el azote de los tifones, en esta ocasión las consecuencias son devastadoras.

Todavía hay muchas zonas aisladas en las islas y a las autoridades locales están teniendo muchos problemas para hacer el recuento final de los daños, que aumentan su magnitud con el paso de los días. Aún así, los equipos de rescate se afanan en encontrar supervivientes contra la devastación y el caos, y en hacer llegar la ayuda a las víctimas.

[ot-gallery url=»http://3.94.104.188/gallery/las-imagenes-de-filipinas-tras-el-desastre/»]