Corea del Norte ejecuta a su número dos

Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, ha ejecutado al que hasta el momento era su número dos, además de su tío, Jang Song-thaek. Según la agencia estatal de Corea del Norte (KCNA),  «cometió un complot para derrocar al Estado con intrigas y métodos sucios», con el fin de «derrocar a la dirección del partido y el Estado» y «usurpar el máximo poder» en el régimen comunista.

El tío del líder fue juzgado por un tribunal militar por traición y condenado a muerte al «consumir drogas y malgastar divisas en los casinos». «Concentró un poder inapropiado y formó una fracción como jefe de lo que ha sido un grupo opositor durante mucho tiempo», añade la nota de prensa, en la que se asegura además que «el tribunal examinó los crímenes de Jang. Se probó durante las vistas que todos fueron cometidos por el acusado, que reconoció su culpabilidad«.

Jang, calificado en el despacho de la KCNA como «fraccionalista, antipartidista y contrarrevolucionario, ambicioso político y conspirador», fue acusado incluso de obstaculizar la subida al poder de Kim Jong-un tras fallecer su padre, Kim Jong-il, en diciembre de 2011.

La Casa Blanca ha afirmado que esta ejecución demuestra la «extrema brutalidad» de Pyongyang, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

«En caso de que se confirme, es otro ejemplo de la extrema brutalidad del régimen. Estamos siguiendo de cerca los acontecimientos en Corea del Norte y consultando con nuestros aliados y compañeros en la región», ha dicho el viceportavoz de la Casa Blanca, Patrick Ventrell, en declaraciones a dicha agencia.

Por su parte,  el Gobierno de Corea del Sur ha expresado este viernes su «profunda preocupación« ante la ejecución de Jang Song Thaek. «El Gobierno está muy preocupado ante los últimos acontecimientos en Corea del Norte y está siguiendo la situación de cerca. Nos aseguraremos de estar preparados ante todas las posibilidades en el futuro«, ha dicho el ministro de Unificación, Kim Eyi Do.