El ataque de celos de Michelle Obama

El funeral de Mandela en Sudáfrica ha dado para mucho más que para homenajear al líder político, también ha dejado gran cantidad de anécdotas. Una de las más curiosas es la reacción de la primera dama estadounidense, Michelle Obama, que ayer no pudo evitar el enfado ante las risas y zalamerías que le dedicó su esposo, Barack Obama, a la primera ministra danesa,  Helle Thorning-Schmidt.

Las imágenes de la ceremonia son prueba de lo ocurrido. En la grada, mientras se desarrollaba el acto, al presidente de EE UU se le ocurrió hacer un poco más distendida la espera charlando y riendo con la primera ministra danesa, un juego al que también se unió el primer ministro británico, David Cameron. Los tres llegaron a hacerse una autofoto, dejando una imagen que ha copado las portadas de medio mundo.

La actitud del que está considerado como el hombre más poderoso del mundo, no gustó nada a su esposa. Michelle, visiblemente enfadada, contempló la escena sin entrometerse hasta que tuvo la oportunidad de sentarse entre su marido y la mandataria danesa para poner fin al juego.  Su marido trató incluso de calmar los ánimos cuando, tras el momento de tensión, besó la mano de su esposa a modo de reconciliación.