Piden informes de impacto vial y medioambiental del nuevo acopio de concentrado en el Puerto de Antofagasta

Siguen las repercusiones respecto a la construcción de un galpón de acopio de concentrado de cobre en el Puerto de Antofagasta donde el terminal marítimo transferirá 1 millón 100 mil toneladas anuales del mineral por sus instalaciones. El diputado Manuel Rojas (UDI) manifestó su preocupación al respecto y solicitó en la cámara los antecedentes del caso.

El pasado jueves durante la Hora de Incidentes de la Cámara de Diputados, Rojas pidió se oficie a través de la Corporación a los ministerios de Medio Ambiente y Transportes, así como también al Gobierno Regional de Antofagasta, para que entreguen todos los antecedentes considerados para aprobar este proyecto de inversión cuyo titular es Antofagasta Terminal Internacional (ATI).

[blockquote style=»1″]Hace un año ya planteé públicamente mi aprensiones respecto a los efectos nocivos que pueda tener este nuevo acopio de concentrado de cobre en el Puerto de Antofagasta. De acuerdo a la información que hemos recopilado, se trata de flujos notablemente mayores a los que hoy presenta ese terminal y que pasarán tanto en camiones como a través del ferrocarril por toda la ciudad.[/blockquote]

En efecto, tanto la concesionaria del terminal marítimo como el Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia (FCAB) ya cuentan con los permisos de la autoridad ambiental para al transporte, almacenamiento y embarque de más de 1 millón 100 mil TM anuales del mineral.

Sin embargo, Manuel Rojas señala que «Antofagasta y su gente ya han sufrido suficientes episodios de contaminación a lo largo de su historia que han afectado la salud de la población como fue el arsénico en el agua y los acopios de plomo, entre otros, y no podemos exponernos a otro más».

Para finalizar, el ex candidato a senador por Antofagasta señala que es necesario revisar “las consideraciones que se tuvieron a la vista para evaluar su impacto vial. Nuestra ciudad está muy cercana a colapsar en materia vial, y se siguen aprobando proyectos de gran impacto. No es normal que grandes iniciativas como las de una empresa constructora en el sector norte –que considera 15 mil viviendas-, o grandes proyectos inmobiliarios en el sector alto de la Coviefi y Jardines del Sur no consideren estudios de impacto vial”.