Aseo y Ornato en Antofagasta ¿Tarea de Todos?

Por Pafien

Si, se supone que es tarea de todos mantener una ciudad libre de desperdicios en nuestras calles, pero realmente ¿todos aportan para que esto ocurra? La respuesta es un contundente NO.

Vemos cada día como las calles se encuentran llenas de basuras y en sectores periféricos han surgido verdaderos vertederos clandestinos, donde se depositan desde colchones, sillones y todo tipo de implementos abandonados a su suerte, sin que nadie se haga cargo. ¿Es culpa de la autoridad que la gente tenga esta conducta? Puede que no, pero sin duda que los esfuerzos por mantener nuestra ciudad limpia, y la recuperación del estatus de “Perla del Norte” ha fracasado una y otra vez con el pasar de las administraciones.

¿Cómo llegamos a esto? No lo sabemos a ciencia cierta. Algunos culpan al desarraigo de la gente que llega a esta ciudad y que no le produce ningún cargo de conciencia abrir la ventana de su 4 x 4 y botar un papel, una botella o cualquier desperdicio que tenga a mano.

Diagnósticos hay muchos, y campañas de concientización también. La primera que se me viene a la cabeza es la mítica “Hey, se te cayó un papel” de la Corporación Proa que fue bastante comentada y difundida mediáticamente. En la administración de Marcela Hernando se “persiguió” a los “cochinos” al estilo de las películas del Oeste, con una campaña que buscaba multar a quienes ensuciaran.

La actual administración encabezada por Karen Rojo impulsa durante este verano 2014 la campaña “Cuida tu vida, Cuida tu Playa” que busca entre otras cosas, concientizar acerca de la mantención de la limpieza en las playas de Antofagasta. ¿Son efectivas estas campañas? A corto plazo sin duda que no.

La pregunta que siempre surge en un debate acerca de la basura es ¿de quién es la culpa que la ciudad esté sucia? ¿Es la municipalidad o la gente “cochina”? Este debate se ha hecho eterno y casi bizantino. Hay quienes culpan a los habitantes por no cuidar el entorno, mientras que otros responsabilizan al municipio de turno, y al final, la ciudad sigue estando sucia.

¿La gente dejará de botar desperdicios? Parece una batalla perdida pero no por eso hay que dejar de limpiar, y eso es sin duda una responsabilidad del Municipio de turno. La mejor política de aseo es limpiar cada vez que esté sucio y no dejar que la basura nos llegue hasta el cuello.

Ideas hay muchas. Intensificar los operativos de retiro de escombros en los barrios (no solo en el sector norte), fiscalizar y multar efectivamente a quienes ensucian, proveer de basureros adecuados los cuales utilicen bolsas plásticas de basura, entre otras soluciones.

La concientización debe ser paralela y una labor constante y a largo plazo donde los niños deben ser el foco central. La frase de la alcaldesa Karen Rojo que señala “una ciudad limpia no es la que más se barre, sino la que menos se ensucia” coincide con la postura de las administraciones anteriores de crear conciencia en la población y así nos va. Se siguen retirando toneladas de desperdicios de nuestras calles y playas, como este fin de semana que en un operativo realizado por el municipio, se sacaron 10 toneladas de basura de la Playa El Trocadero, operativo que se repetirá el próximo 11 de enero en Playa Paraíso.

Según señalan en el municipio, en los roqueríos se acumulaban gran cantidad de desperdicios entre los que se cuentan cientos de botellas de vidrio y plástico, latas de cerveza, envoltorios, colillas de cigarro además de pedazos de carbón de asados que se efectúan en esta playa, pese a que existe prohibición absoluta para su realización.

Un error conceptual es responsabilizar del todo al ciudadano de la limpieza. No es que sea una particularidad del antofagastino, en todas las ciudades de Chile y el mundo hay quienes botan basura en las calles, y por ello no queda otra que limpiar las veces que sea necesario. Recuperar el estatus de “Perla del Norte” es tarea de todos, pero es la autoridad la que debe encabezar el proceso.