Copa América en Antofagasta: Con la soga al cuello

El 4 de diciembre de 2012, a dos días del cambio de mando en la Municipalidad, Antofagasta oficializa su postulación frente a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para ser sede de la Copa América 2015 que se disputaría en nuestro país.

Encabezados por el alcalde Jaime Araya (recordar la renuncia de Marcela Hernando 1 mes antes) y con el Estadio Regional aún no terminado, comenzaba el sueño de albergar al torneo continental de fútbol. A mediados de diciembre de 2012, y ya con Karen Rojo en la alcaldía, la ANFP confirma a Antofagasta como sede en conjunto con Santiago, La Serena, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Temuco y Rancagua.

Al momento de recibir esta noticia, el Estadio Calvo y Bascuñán aún no estaba terminado, y la ciudad no cumplía con una de las principales exigencias puestas por la Confederación Sudamericana de Fútbol:  4 canchas de pasto natural. Comenzaba una carrera contra el tiempo para cumplir con las exigencias, y la alcaldesa señalaba en ese momento en el Mercurio de Antofagasta que «tendremos la mejor sede de Chile para recibir el máximo torneo continental».

Se empieza a complicar todo

A diciembre de 2012 saltamos a septiembre de 2013. Nueves meses pasaron desde la confirmación de la ANFP y desde el Consejo Regional llegaba el primer balde de agua fría para las pretensiones de Antofagasta de ser sede de la Copa América.

A través de un comunicado, el CORE señalaba que el proyecto presentado por el municipio se rechazaba por falta de información. «El Consejo Regional (CORE) no ha aprobado ningún financiamiento para Copa América, ya que no se le ha presentado un proyecto específico para ello. No se conoce algún proyecto de la Municipalidad para la Copa América».

[blockquote style=»1″]Al proceso presupuestario 2013, la Municipalidad de Antofagasta postuló –el 21 de junio pasado- el proyecto “Normalización Estadio Regional II Etapa”, por un monto de $27.543.089.000, que “contempla la construcción de 3 canchas de pasto natural de 60 x 90 mts., habilitadas con iluminación, cierre, camarines y servicios higiénicos”. Pero también este proyecto es para financiar “la reposición del diamante de béisbol, con estacionamientos subterráneos bajo las instalaciones; la construcción de una piscina olímpica de 25 x 50 mts. y una piscina de saltos ornamentales. Asociados a la piscina se dispondrá de un área de gimnasio múltiple y cafetería.[/blockquote]

El comunicado también hace mención al proyecto “Habilitación del Parque Deportivo y Recreativo Juan López» por $ 10.687.953.000. La respuesta del CORE a estos proyectos presentados por la Municipalidad fue lapidaria:

[blockquote style=»1″]Aún si ambos proyectos hubieran sido técnicamente aprobados y pudieran haber sido considerados por el CORE, habría sido muy difícil su aprobación, ya que entre ambos suman $ 38.231.042.000, mientras que el programa total de inversiones del Presupuesto 2013 para uso en toda la Región de Antofagasta está estimado en $ 63.356.777.000. O sea, sólo en esos dos intentos de proyectos se habría invertido más del 60% de la totalidad del presupuesto anual que el CORE.[/blockquote]

Ante este rechazo, el CORE sugirió al Municipio separar los proyectos más urgentes e indispensables de aprobar este año, como es el caso de las canchas, para que los presente primero a la aprobación técnica, paso previo indispensable para que el CORE pueda considerar luego la factibilidad de su financiamiento, con el Presupuesto 2014.

Urgencia y polémica

El sábado 25 de enero de 2014, la alcaldesa Karen Rojo expuso nuevamente el proyecto frente al Consejo Regional, donde se hizo un ajuste al presupuesto desde los $8.400 a $4.900 millones. Pese a esta rebaja,  el CORE no dio luz verde, señalando que se necesitan «recursos frescos» para financiar esta iniciativa.

Pese a este nuevo revés, la alcaldesa Karen Rojo, mostró su satisfacción luego de la reunión, aunque también anunció un viaje a Santiago para reunirse con el ministro Andrés Chadwick y el subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Flores, quienes en su momento se comprometieron a ayudar a gestionar los recursos para la Copa.

[blockquote style=»1″]Yo quedo muy satisfecha con la reunión de hoy. Bastante nos ha costado presentar este proyecto al Core y afortunadamente he visto una buena disposición de los consejeros regionales. Ellos han manifestado su total apoyo y se comprometieron el próximo viernes 31 a llevarlo a una sesión extraordinaria. La voluntad está en colaborar para que la Copa América se juegue en Antofagasta.[/blockquote]

Lo cierto es que Antofagasta está con la «soga al cuello» y los plazos se acortan para cumplir con las exigencias de la Conmebol. A esto se suma el ofrecimiento en las últimas semanas de Calama para recibir el torneo continental, ya que a juicio del alcalde Esteban Velásquez, ellos cumplen con todos los requerimientos para ser sede.

¿Perderemos esta linda oportunidad de ser sede de la Copa América? Todo está en manos de la voluntad política de nuestras autoridades.