Bachelet llama a combatir la desigualdad en su primer discurso como presidenta

AGENCIAS

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha advertido este martes en su primer discurso tras la toma de posesión que la «desigualdad» sigue siendo el «gran adversario» del país y ha llamado a ciudadanos y fuerzas políticas a combatirla «juntos«, a través de que un programa que reduzca las diferencias entre ricos y pobres.

Horas después de asumir oficialmente la presidencia en la sede del Congreso en Valparaíso, Bachelet se ha desplazado a la capital, Santiago, para pronunciar su primer discurso. De vuelta a la Moneda, donde ya permaneció como jefa de Estado entre 2006 y 2010, se ha dirigido a una multitud de miles de personas y a todos los chilenos que seguían sus palabras a través de los medios de comunicación.

«Hace cuatro años atravesé esta puerta por la que hoy vuelvo a entrar. Me acompañaron en la despedida y hoy vuelven a estar conmigo«, ha declarado Bachelet, que ve posibles los «sueños» de quienes creen en un Chile «diferente«. En este sentido, confía en que, cuando vuelva a dejar La Moneda dentro de cuatro años, exista «un Chile mejor«.

Para ello, ha abogado por combatir la «desigualdad«, toda vez que es el «gran adversario» al que debe enfrentarse el país sudamericano. «Juntos podemos«, ha subrayado, en el marco de un discurso en el que ha vuelto a defender la importancia del ambicioso plan de reformas que tiene sobre la mesa.

Bachelet, que se ha presentado como «hija de la educación pública«, ha insistido en la necesidad de completar una reforma educativa para garantizar un servicio «gratuito» y «de calidad» y, por otra parte, ha apostado por una reforma fiscal «para los que más tienen» contribuyan «al bienestar de todos«.

La presidenta ya ha fijado para el miércoles por la mañana su primer Consejo de Ministros, en el que previsiblemente el Ejecutivo estudiará el calendario de reformas, según la prensa chilena. El objetivo de Bachelet es sacar adelante más de medio centenar de propuestas en los primeros cien días de gobierno.