Desmitificando la Mochila de Emergencia

Ya sabemos lo que sucederá, nos lo dicen desde que nacimos en el norte de Chile, viene un gran terremoto con posterior tsunami que afectará desde el norte del Perú hasta la región de Antofagasta, científicos nos han acercado a los términos «big one», «gap sísmico» y energía acumulada por más de 137 años. Y mejor aún, no han repetido cien mil veces, que NO existe ciencia en el mundo que permita hasta el día de hoy, señalar la hora y día exactos de ese terremoto. No existe.

Entonces ahí aparece nuestra amiga, la mochila de emergencia o lo que algunos llaman en kit de emergencia, quisiera decir, que es un término que resume una acción mucho más amplia y que tiene su pilar fundamental en la gestión del riesgo, en la fase de prevención, es decir como se prepara una comunidad en su hogar, cuando tiene esta información. Si bien existen elementos básicos que uno puede considerar en la mochila de emergencia como: agua, alimento, linterna, entre otros, hay una acción anterior a esa y es reunirse con la familia, efectuar el plan familia preparada es decir, saber cuántos integrantes hay en la familia, las características de cada uno, ejemplo: las necesidades de un adulto mayor como medicamentos o abrigo, pueden ser distintas a las de un menor.

En esa conversación y planificación familiar, se debe definir un punto de encuentro, tiempos que nos daremos para llegar, saber que los celulares no funcionaran, que primero hay que encontrarse seguro cada uno, conocer el plan de seguridad del establecimiento educacional de nuestros hijos y por ningún motivo usar el automóvil.

Ahora insisto, el kit de emergencia es una forma de nombrar las provisiones o elementos que necesitaremos para la sobrevivencia de mi familia por un periodo largo. Recordar que el piso de un terremoto y posterior tsunami es no tener: agua, energía eléctrica y comunicación. Además, que no seremos los únicos afectados. Estaremos en condiciones iguales desde Arica hasta Antofagasta, por lo tanto la ayuda que se nos envíe desde dónde sea, deberá ser distribuida en toda la franja y con una afectación sobre las 300 mil personas.

De ahí, la relevancia de como familia, estar preparados. En Estados Unidos usan el plan «72 horas» de autosustentabilidad, es decir, que en ese tiempo nadie llegara a entregar ayuda porque, por ejemplo, los organismos de emergencia estarán concentrados en salvar vidas o rescatar a personas.

La invitación es que seamos proactivos, podemos hoy juntar agua elemento básico, desde la llave, dos litros por persona calculados por la cantidad de integrantes de nuestra familia, etc. Sí vivimos en zona de riesgo, ubicar la casa de algún amigo o familiar y dejar estos elementos en ese lugar, lo que nos permitirá incluso una evacuación más fluida; conocer las zonas de seguridad de toda la ciudad porque el terremoto o tsunami, no necesariamente nos ocurrirá mientras estamos en nuestra casa, conocer la vía de evacuación y zona segura.

Onemi ha dispuesto en su página web un sitio que se llama familia preparada y los elementos para hacer un plan familiar de seguridad, es el momento de hacerlo, nuestra mochila de emergencia, más que estándar debe ser confeccionada según la realidad de los nuestros. Estar preparados es tarea de todos.

mochila