Antofagastinos difundieron el folclore chileno en Australia durante Fiestas Patrias

Gran éxito tuvo la primera versión del festival Chileno de Brisbane “La Casa Chilena”, iniciativa organizada por la comunidad de chilenos residentes en Australia, encabezada por Michelle Wigg, con motivo de las celebraciones de fiestas patrias y que contó con la participación de la agrupación folclórica compuesta por jóvenes antofagastinos, estudiantes de Inglés y postgrado en Australia, quienes hicieron su debut el pasado 20 de septiembre.

El evento tuvo lugar en Perrin Park, donde más de 500 personas entre chilenos, australianos y otras nacionalidades, tuvieron la oportunidad de disfrutar un dieciocho con empanadas, choripán, asado, vino tinto, juegos típicos y por supuesto de un buen pie de cueca. “La atmosfera fue increíble, lleno de humor, diversión y orgullo nacional. Nunca había bailado tanto en mi vida”, así lo señaló Alexandrea Murdoch, australiana de 38 años, quien participó junto a su hijo de 5 años que disfruto de los juegos y comida típica.

La jornada tuvo el broche de oro con la destacada participación de “Antología de mi tierra”, compuesto por 7 jóvenes de Antofagasta y uno de Rancagua, quienes además de hacer su debut, conquistaron el corazón tanto de los australianos como otros extranjeros que asistieron a la celebración, llenando de emotividad y sentimientos ligados a la patria a los cientos de chilenos residentes en Brisbane.

La agrupación formada por Karina Palma, David Figueroa, Mario Pizarro, Natalia Gutiérrez, Claudia Herrera, Christian Willig y las hermanas Fernanda y Karla Miranda -la mayoría con trayectoria en conjuntos folclóricos-, han volcado todo su conocimiento y talento en resaltar la variedad y riqueza de los bailes típicos chilenos, creando las coreografías y arreglos de las diferentes danzas presentes en su repertorio.

Christian, Karina y Claudia fueron los encargados de representar la zona central con la tradicional cueca; Fernanda y Karla mostraron el ritmo alegre y sensual de Isla de Pascua; mientras que Mario, Natalia y David aportaron con los coloridos y espontáneos bailes de la zona Norte y Chiloé.

Este grupo de chilenos movidos por el amor a su patria han trabajado de manera autónoma en promover su arte y llevar el folclore chileno a todos los rincones, creando sus propias coreografías, aportando con ideas para plasmar de la mejor manera las raíces y tradiciones criollas.

El vestuario y accesorios han sido creados por ellos mismos y con ayuda de sus familiares, coordinando el diseño y envío de algunas de las vestimentas desde Chile para sus presentaciones en Australia.

Unidos por el folclor

La amistad de este grupo de estudiantes -en su mayoría nortinos-, y el gusto por la danza fueron el impulso para crear “Antología de mi tierra”, nombre que representa la recopilación de bailes y diversidad presente en la cultura chilena y Latinoamericana.

“La idea no es solo incluir a los Australianos a familiarizarse con nuestra cultura sino también hacer partícipe a los diferentes países que residen en este país a conocer nuestras tradiciones” comenta Karina Palma, coordinadora de la agrupación.

Asimismo, Natalia Gutiérrez, quien representó el baile nortino y chilote agrega que “la variedad también se da entre los mismos chilenos residentes provenientes de distintas ciudades a lo largo de Chile, lo cual enriquece aún más el apetito de difundir las raíces criollas en tierras extranjeras”.

“Estar en Australia nos ha permitido compartir con una diversidad de chilenos y gente de distintas regiones con sus propias tradiciones. Por ejemplo, la pampa nortina y su desierto, el centro con sus huasos, el sur y su cercanía con el pueblo Mapuche, lo cual nos ha hecho incluir toda esa diversidad en nuestro repertorio” expresó Natalia.

Muchas de las personas presentes en la actividad quedaron sorprendidas al ver la multiplicidad de danzas representadas por estos jóvenes chilenos, y manifestaron que la cultura australiana no es rica en bailes típicos, ya que sólo tienen la “Polka”, así lo señaló Alexandrea Murdoch “la cultura y el baile tradicional de Chile fueron increíbles, ojalá tuviésemos algo similar para traspasar a nuestros hijos acá en Australia”.

18 lejos de Chile

Para la agrupación celebrar las fiestas patrias lejos y participar de esta primera versión del festival chileno en Brisbane, significó una gran emoción poder representar las raíces chilenas a través de los bailes.

“Antología de mi tierra” comenzó su show con dos parejas mostrando un trote nortino, luego de ese momento uno de los representantes del baile David Figueroa indicó: “sentí nerviosismo por ser la primera presentación oficial, pero al ver los rostros felices de la gente me sentí muy contento”.

“Nos sentimos muy orgullosos de entregar un poco de Chile a los compatriotas que viven en el extranjero tantos años y están lejos de su tierra, permitiendo conectarse con sus raíces, mediante las danzas que los hacen recordar su patria”, recalcó Karina.

Para todos los integrantes participar de este evento tuvo una sensación de gran satisfacción y orgullo al sentir la excelente acogida de la gente. Para Mario Pizarro, el encargado de representar la danza chilota y nortina “fue una tremenda experiencia, emocionante sentir la respuesta positiva y entusiasta del público”. Claudia Herrera, una de las encargadas de representar la cueca de la zona central de Chile expresó que “Me sentí en Chile y creo que lo traspasamos, al ver a la gente emocionarse y fue gratificante escuchar los comentarios posteriores”.

“Cada vez que bailó cueca es una mezcla de emociones, alegría y pasión que dan vuelta y producen la magia del baile, siento que salen expresadas en cada movimiento que hago. El corazón lo siento a mil, mi pecho se infla y cuando llega el zapateo lo único que pienso es en hacer mierrrr las tablas”, comentó entre risas Christian Willig, quien fue el encargado de representar la cueca.

“Cualquier expresión artística tiene que lograr traspasar al público ciertas emociones, nostalgia, alegría, conexión con tu historia, lo que sea, y creo que eso a través de nuestras danzas se logró al ver a tanta gente emocionada y felicitándonos. A partir de eso nace la motivación para mí, lograr ese click de emociones en las personas, fue indudablemente lo mejor”, comentó Natalia.

Difundir las tradiciones y la cultura chilena a través del folclor en Australia es un desafío para la agrupación, y el trabajo en conjunto y empeño depositado por cada integrante refleja el gran compromiso con este reto, buscando y creando instancias para exhibir todo talento e idiosincrasia arraigados en la agrupación.