Autoridad sanitaria requirió de Carabineros para clausurar corralón municipal

El viernes 8 de mayo no fue un día normal para la Municipalidad de Antofagasta. A las 10:30 llegaban hasta el corralón consistorial un grupo de fiscalizadores de la Seremi de Salud para revisar las condiciones del lugar. Resultados de esta revisión que se habían mantenido en completo hermetismo, hasta ahora.

Según consta en el acta de la autoridad sanitaria, al momento de llegar hasta el corralón municipal, fue necesario el uso de Carabineros pues los guardias del recinto prohibieron el ingreso a los fiscalizadores.

Una vez dentro, y siempre con la presencia de la Fuerza Pública, se detectaron graves falencias a nivel estructural. Además, el informe habla de «condiciones eléctricas en pésimas condiciones» (cables al descubierto), ausencia de agua potable, una caseta donde tienen comedor y baños en las mismas instalaciones sumado a gran cantidad perros y ratones. 

Drásticas sanciones

A raíz de todo lo anterior, la autoridad sanitaria decide establecer una prohibición de funcionamiento al corralón municipal enviando una copia al correo electrónico de la alcaldesa Karen Rojo. Situación que pone en jaque a un lugar estratégico para la casa consistorial donde se almacenan los autos que son retirados de las calles y otros elementos que son almacenados en el lugar tras ser sacados de la vía pública.

Captura de pantalla 2015-05-13 a las 22.27.41