Hay que recuperar la confianza de la ciudadanía en la democracia chilena

La clase política chilena vive una falta de credibilidad por parte de la ciudadanía, y la confianza es un elemento vital en el desarrollo de toda nación, y es por ello que el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet tiene la voluntad de cambiar este escenario, fortaleciendo la democracia y su legitimidad, ya que la sociedad requiere recuperar esa confianza en las instituciones y en quienes eligen como sus representantes.

Nuestra Presidenta realizó importantes anuncios a todo el país luego de recibir el informe de la Comisión Engel, en la que trabajaron dieciséis profesionales de diversos sectores políticos, llevando a establecer el compromiso de tener mayor rigurosidad en el quehacer político, fiscalizando las campañas políticas, eliminando los aportes reservados a los candidatos, proponiendo un financiamiento estatal a los partidos políticos, de modo que no exista cabida para que empresas usen la política a su favor.

Quienes figuren como representantes electos popularmente, y que incurran en delitos como el cohecho o financiamiento fraudulento, serán removidos de sus cargos, y ahora se regulará la reelección en el Senado, la Cámara de Diputados y los Municipios, permitiendo que nuevas voces se alcen por el bien de nuestra democracia, haciendo primar el debate de ideas, antes que campañas donde son más importantes los regalos y favores.

Pero no todo se centra en el financiamiento. La sociedad chilena necesita fortalecer su conocimiento respecto a la democracia, y que la Educación Cívica retorne a los establecimientos educacionales es una piedra angular para que las nuevas generaciones puedan ejercer su deber ciudadano con propiedad, sentando las bases de un Chile más participativo políticamente.

Reafirmar que Chile no es un país corrupto y vivimos en democracia. El Gobierno ya logró hacer realidad el fin al sistema binominal, otorgando mayor representatividad parlamentaria a lo largo del país; la Ley del Lobby regulará todas las reuniones y audiencias que tengan quienes trabajan en el servicio público; la declaración de patrimonio permitirá que todos y todas tengan acceso a conocer respecto a los bienes y remuneraciones de los funcionarios públicos; y sin duda, uno de los anuncios más importantes de la Presidenta, es que Chile debe tener una nueva Carta Fundamental.

El generar una nueva Constitución en tiempos de democracia es primordial para avanzar como nación, requerimos una Carta Fundamental construida en base a la participación ciudadana, y por lo mismo la Presidenta anunció que en el mes de septiembre comenzará un proceso constituyente, abierto para los chilenos y chilenas que podrán ser escuchados a través de mecanismos proporcionados por el Estado y que integren a toda la sociedad civil, como diálogos, debates, cabildos y consultas ciudadanas.

Desde un inicio este Gobierno ha tenido un carácter participativo y reformista, y es la conformación de una Nueva Constitución Política el mayor cambio para el país, un cambio necesario para dejar atrás todo vestigio de la dictadura, para que la guía de navegación de Chile esté hecha por los propios habitantes de la república.

Queremos un Chile del cual todos y todas nos sintamos orgullosos y confiados, donde quienes ejercen liderazgo sean el reflejo de una sociedad honesta, trabajadora y esforzada como la de nuestro país.

Continuaremos trabajando en el compromiso que realizó la Presidenta Michelle Bachelet, quien encabeza el arduo trabajo de lograr que todas las medidas anteriormente nombradas se concreten y que la participación y confianza ciudadana prime en la construcción de un Chile más democrático y transparente.