Cinco niños del Jardín Semillita tienen niveles de plomo sobre la norma

Preocupantes son los resultados arrojados por los exámenes de pelo y uña que se le practicaron a 108 alumnos del Jardín Infantil Semillita de Antofagasta, recinto pre escolar ubicado en las cercanías del puerto.

Según estas mediciones, 5 niños presentan niveles de plomo en su sangre por sobre la norma, según los resultados presentados por personal del Centro de Información Toxicológica y Medicamentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile, quienes se reunieron con autoridades y apoderados del establecimiento para comunicar lo obtenido.

La alcaldesa Karen Rojo señala que “este es un compromiso que debe asumir el estado y  somos siempre los mismos que tenemos que asumir esta responsabilidad, lamentablemente de la muestra que sacamos tenemos 5 niños sobre la norma, yo no puedo comprender como el estado sea capaz de ocultar esta información e insistir que en la comuna de Antofagasta no existe contaminación la cual es evidente, así que como alcaldesa, presidenta de la corporación, como ciudadana, voy a solicitar nuevamente a las autoridades que tengan competencias en esta área que realice una investigación de cuáles son las fuentes de contaminación».

En tanto, la vocera de los apoderados del jardín Semillia, Gisela Contreras, expresó que «estos exámenes sólo corroboran lo que ellos como padres han expresado todo este tiempo, “nosotros estamos estudiando dos demandas, una de ellas son los niveles de afectación que se han visto enfrentado los niños y que tiene relación con el seguimiento y vigilancia comparativa, en este momento quien debiera asumir es el estado por ello la demanda va dirigida a  quienes resulten responsable de la contaminación de nuestros niños y en segundo lugar realizaremos una demanda por daño moral contra el Servicio de Salud, ya que tomaron una mala decisión de solicitar plomo en plasma, lo que generó un golpe tremendo como familia cuando se comunicó un resultado altísimo por error”.

Aliro Bolados, Presidente del colegio Médico insiste en “la preocupación que tenemos aquí en la ciudad de Antofagasta es por el trato que el Estado le ha dado a lo largo de su historia a la comuna  sin solucionar los graves problemas de contaminación, tuvimos agua contaminada del año 1956 al año 1972 […] Hoy estamos enfrentado a otro nuevo problema debido al embarque y desembarque de concentrado de cobre y todavía no tomamos medidas claras en torno a eliminar la fuente de contaminación”.

Finalmente Ricardo Díaz, representante del movimiento “Este polvo de Mata”, argumentó que “en Antofagasta tenemos varias fuentes de contaminación que están afectando la salud de las familias antofagastinas y principalmente a nuestros niños, esos focos tienen que ver con el transporte y acopio de  concentrado de cobre”.