Experto de la UCN monitorea en terreno erupción del volcán Láscar

Un completo monitoreo de la actividad desarrollada en las últimas horas por el volcán Láscar realiza en terreno el experto del Departamento de Ciencias Geológicas de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dr. Eduardo Medina, quien arribó a la zona para evaluar la magnitud de la reciente erupción de ese macizo andino.

El trabajo, que tendrá su base de operaciones en las cercanías del poblado de Talabre, incluye un registro visual y la recolección de cenizas expulsadas desde el volcán, ubicado en el sector cordillerano de la Región de Antofagasta. “Lo visto hasta el momento en el área está dentro de la actividad normal del Láscar”, resaltó el investigador de la UCN, quien añadió que eventos similares ocurren con una periodicidad de dos o tres años en el lugar.

Pasadas las 9:00 horas de este viernes, el macizo entró en erupción, presentando una fumarola que llegó hasta los 2.500 metros de altura. No obstante, con el transcurso de las horas la intensidad fue disminuyendo en forma considerable, lo que se traduce en una columna de material de menor tamaño y visibilidad.

[blocktext align=»left»]Científico arribó a la zona para evaluar posibles riesgos por el fenómeno en el macizo andino.[/blocktext]

En terreno también trabajan expertos de otras entidades, como Sernageomin, entidad que decretó alerta amarilla, y la toma de medidas precautorias para evitar posibles riesgos por el que es considerado uno de los volcanes más activos de Chile.

El trabajo del Dr. Medina en el lugar, además de su valor científico, contribuye como elemento referencial para tomar medidas que busquen proteger a las comunidades que habitan en las cercanías del volcán.

El geólogo tiene un amplio conocimiento de la actividad desarrollada por el Láscar. Su trabajo, de más de 20 años en el sector, incluyen el monitoreo de la gran erupción de ese macizo en 1993, evento que obligó a evacuar a los poblados de los alrededores, y que registró una impresionante columna de cenizas que se elevó por sobre los 25 kilómetros de altura.