Baja en el precio del cobre paraliza compras y desarrollo inmobiliario en Calama

[adsense]

La baja del precio de cobre, el despido de personal y la paralización de algunos proyectos mineros en la zona aparecen como uno de los factores que han influido en el estancamiento que registra hoy por hoy el sector inmobiliario en Calama.

Según el último informe elaborado por la Unidad de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción local, a diciembre de este año se mantuvo la construcción y venta 10 edificios y 2 condominios en la capital provincial de El Loa, cifra idéntica a la registrada en septiembre pasado.

“La crisis minera afectó de manera directa el interés de algunos compradores que, incluso, habían firmado la promesa de compraventa, pero que al ver el nuevo escenario económico y laboral, desecharon la opción de compra definitiva de este preciado bien en nuestra zona, pese a que tenían la posibilidad de comprar sin IVA”, declara el presidente regional de la CChC Calama, Juan González Beltrán.

[df-subtitle]Congelamiento[/df-subtitle]

Este forzado desinterés también trajo consecuencias en los inversionistas inmobiliarios que optaron por postergar algunos proyectos que estaban en carpeta, y que comenzarían su construcción en la última parte de este año o del próximo o, simplemente, no los ejecutaran debido a la incertidumbre económica que vive el país en estos días y que se prolongaría para el año venidero.

“Esta situación lleva a pensar que durante el 2016 no hayan proyectadas nuevas edificaciones en alturas o casas. El stock es aún elevado y la demanda inferior, esto justifica la decisión de algunas empresas del sector de no seguir construyendo”, agrega el directivo, cuyo argumento se basa en que a la fecha de los 1097 departamentos construidos en la ciudad, hay un 57,1% disponible para la venta. A su vez de las 159 viviendas edificadas actualmente, un 31,4% todavía pueden ser adquiridas en la zona.

“Esta variación se basa en que el comparador local sigue prefiriendo vivir en una casa en vez de un departamento. Por ello la venta es tan rápida en este tipo de edificaciones en Calama”, explica González Beltrán.

[df-subtitle]IVA[/df-subtitle]

La Cámara Chilena de la Construcción igualmente ha trabajado durante varios meses junto con el Ministerio de Hacienda para perfeccionar los avances en materia de IVA a la vivienda que se incorporarán en el Proyecto de Ley de “Reforma de la Reforma”, haciendo ver la necesidad de introducir modificaciones, las que, en su mayoría, fueron acogidas positivamente por la autoridad.

Por ejemplo, con la reforma tributaria se estableció que las ventas de viviendas hechas por un vendedor habitual deben pagar IVA, excepto cuando las promesas de compraventa se suscriban válidamente durante el año 2015, en cuyo caso la venta final siempre quedará exenta sin importar el año en que se escriture y cuando  las viviendas cuenten con permiso de edificación vigente al año 2015 y las ventas respectivas se materialicen durante al año 2016.

Según la última modificación presentada por Hacienda, cuando el proyecto habitacional cuenta con permiso de edificación vigente al año 2015 o anterior y si se solicita a la DOM la recepción definitiva durante al año 2016, la venta de esas viviendas quedará exenta del pago de IVA, sin importar el año en que la venta definitiva se suscriba y sin importar tampoco si existe una promesa firmada.

Respecto a las promesas de compraventa, los contratos que se suscriban a partir de enero de 2016, de acuerdo con el actual texto legal, están afectos al pago de IVA independientemente de que la venta final sea un hecho afecto o exento.  Con la modificación, todas las promesas que se firmen durante al año 2016 quedan exentas del pago de IVA. En el caso que la venta final quede afecta, por no poder escriturarse dentro de los períodos transitorios, el IVA completo de la venta se cobra al momento de la escritura.

También con respecto a la vivienda subsidiada, se considerará la exención de IVA de todas las viviendas subsidiadas de un valor máximo de UF 2.200, en lugar de las UF 2.000 actuales, ya que existen zonas del país donde la vivienda subsidiada supera este último valor. Con esta modificación no habrá viviendas subsidiadas que pierdan el beneficio de la exención.

[adsense]