Disminuye oferta de nuevos proyectos inmobiliarios en Antofagasta

[adsense]

La escasa oferta de viviendas nuevas y la abrupta disminución en los permisos de edificación para nuevos proyectos inmobiliarios son dos de los componentes que explican la situación que vive el mercado de la vivienda en Antofagasta, que el año 2015 mantuvo estable sus ventas pero redujo las unidades y metros cuadrados disponibles.

Las cifras fueron dadas a conocer durante el segundo desayuno inmobiliario que realiza la Cámara Chilena de la Construcción Antofagasta con el fin de dar a conocer las principales tendencias del mercado de las viviendas nuevas en la ciudad. Allí el gremio entregó los resultados actualizados hasta el tercer trimestre del año 2015.

Dentro de los datos más importantes estuvieron los permisos de edificación otorgados -que son los nuevos proyectos en venta- ya que éstos si bien aumentaron en número pasando de 22 permisos el 2014 a 33 el 2015, disminuyeron en un 50% las unidades, llegando solo a 1.328 viviendas aprobadas el 2015 versus las 2.683 unidades del año pasado.

Para las recepciones municipales esta tendencia a la baja se mantuvo. Éstas son las viviendas que ya se encuentran construidas y aprobadas por la Dirección de Obras, las que en el 2015 llegaron a 836 unidades, cifra 58% menor que el 2014 a la misma fecha con 2.012 unidades. En cuanto a metros cuadrados la diferencia se acentúa aún más llegando a un 63% menos el 2015 con 73.777 m2 versus los 202.717 m2 del 2014.

Los precios por su parte exhibieron leves aumentos. Al analizarse los valores promedios para departamentos con el mismo periodo del año pasado, éstos arrojaron alzas de un 7% con un precio promedio para toda la ciudad de 4.259 UF. Los precios promedios por sectores fueron; sector norte 3.540 UF con un valor mínimo de 2.555 UF, sector centro 4.386 UF con un costo mínimo de 2.920 UF y el sector sur con un promedio de 4.851 UF registrando un mínimo de 2.790 UF.

En tanto para las casas, éstas representan solo el 15% del mercado con 63 unidades vendidas registrándose proyectos nuevos solo en la zona norte de la ciudad, los que alcanzaron un valor mínimo de 4.348 UF y uno máximo de 8.784 UF.

[blocktext align=»left»]Durante 2015 se aprobaron 836 unidades, cifra 58% menor que el 2014 a la misma fecha con 2.012 unidades. En cuanto a metros cuadrados la diferencia se acentúa aún más llegando a un 63% menos el 2015 con 73.777 m2 versus los 202.717 m2 del 2014.[/blocktext]

Las ventas es otro antecedente relevante, pues el 2014 fue el primer año en que las ventas disminuyeron en un 30% respecto al año anterior, llegando a un total de 1.787 unidades vendidas. Pero durante el 2015 las cifras son similares, ya que hasta el mes de septiembre se han vendido 1.674 unidades lo que hace proyectar que se sobrepasará de manera moderada a las cifras conseguidas el año pasado.

“A diferencia de lo que se experimentó en el resto del país donde hubo un aumento explosivo de las ventas el 2015, en Antofagasta las ventas se mantuvieron estables. No obstante ello, nos preocupa el escenario en el que nos movemos hoy, con disminución en la superficie de edificación, la mayor restricción de acceso al crédito, las nuevas normativas y los efectos que tendrá la entrada en vigencia del IVA. Esto porque tenemos claridad que en cualquier negocio, y especialmente en el inmobiliario, mientras haya una oferta disminuida y la demanda siga creciendo el precio de equilibrio continuará siendo alto”, manifestó Muller.

[df-subtitle]Renovación[/df-subtitle]

Para el presidente del gremio constructor, Thomas Muller, uno de los componentes principales de la escasa oferta de nuevas viviendas tiene relación con la herramienta de planificación territorial y la falta de renovación urbana que ha experimentado la ciudad durante la última década.

Así se dieron a conocer casos exitosos como el de la comuna de Santiago centro donde se abordó la recuperación de áreas mediante el reemplazo de edificaciones obsoletas para posibilitar el desarrollo de nuevas viviendas, equipamientos o infraestructuras. Además del potenciamiento de la densificación en zonas cercanas al transporte urbano, como en el caso de Santiago fueron las líneas de metro.

“El 2016 será un año clave para Antofagasta donde comenzaremos la actualización del Plan Regulador Comunal, discusión que debe entregar lineamientos claros respecto hacia dónde vamos como ciudad, y solucionar problemáticas por años relegadas, como por ejemplo la falta de un barrio industrial y de subcentros con acceso a más servicios, equipamiento e infraestructura de transporte de calidad”, indicó Thomas Muller.

[adsense]