Prohíben funcionamiento de tres conocidos locales de pollo asado en Antofagasta

La Seremi de Salud, Lila Vergara, confirmó el inicio de sumarios sanitarios y la prohibición en la capital regional de tres céntricos y conocidos locales de pollos asados. Esto a raíz la inadecuada extracción de humos generados en sus procesos de cocción, además de otras deficiencias sancionadas por la normativa vigente. Todo esto como parte de un programa de fiscalización que buscará abarcar el 100% de los establecimientos de este tipo, aseguró.

Se trata específicamente del Pollo Spiedo (Prat N° 752) , Don Pollo don Lomo (Ossa N° 2594) y El Pollo Regalón  (Ossa N° 2533), cuyos dueños deberán comparecer en el Dpto. Jurídico de la Autoridad Sanitaria, exponiéndose a sanciones que pueden variar entre 1/10 a las mil UTM.

Transgresiones

La personera detalló que además de la transgresión indicada, el Pollo Spiedo presentaba gran cantidad de grasa adherida; suelos y paredes sucias; temperatura de 50 grados C° en los lugares de preparación de las aves; insumos y alimentos sin la debida refrigeración; acumulación de basuras en el sector de desconche; ausencia de extintores e importante deterioro de los casilleros de camarines, entre otras.

En cuanto a Don Pollo Don Lomo, además de los problemas de extracción de humo, y que provocan la acumulación de suciedad en suelos y paredes, se constató la inexistencia de extractores en el área de asaduría, lugar en el que los trabajadores estaban soportando temperaturas sobre los 60 grados celsius. A todo ello, se adiciona el hallazgo de pollos sin la debida refrigeración.

En el caso del Pollo Regalón, se encontró la presencia de baratas muertas, fecas de ratón, exposición de trabajadores en área de trabajo a temperaturas de 112°C, presencia de humo en comedores (1° y 2° piso) y áreas de trabajo, todo esto debido a la mala extracción de humos.

La autoridad llamó a la ciudadanía a mantener una actitud pro activa frente a la adquisición y consumo de alimentos, recalcando que la población debe evitar la compra en lugares no autorizados y denunciar igualmente – respecto de locales establecidos – situaciones anómalas o sospechosas en la que podrían existir deficiencias sanitarias. En ese ámbito, recalcó que los usuarios que compran o consumen pollos asados no deben permitir la presencia de gases molestos generados por el mismo proceso productivo.

 

Foto portada: Archivo