Baja velocidad de ventas y restricciones de financiamiento golpearon la construcción regional

Disminución de un punto menos en comparación a enero (-4-4%) registró la variación anual del Índice de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) de febrero pasado, llegando a -5,5% mientras que la variación acumulada alcanzó -5%.

En el plano inmobiliario la nueva baja en la actividad del sector se vio impactada principalmente en la zona norte por una desaceleración en la venta de viviendas nuevas de mayor valor, condiciones de financiamiento más exigentes y mayor incertidumbre laboral. En el ámbito infraestructura se registró menor número de licitaciones respecto al mismo periodo del 2016.

Esta situación se desprende del Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON), elaborado por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), que exhibió una caída anual de 4,7% en el mismo mes. Sumando así seis meses seguidos con variaciones negativas lo que según el presidente nacional de la CChC, Sergio Torretti, demuestra que los ciclos económicos repercuten en la industria del sector.

Thomas Müller, presidente de la CChC Antofagasta coincide en que los últimos meses se percibe una menor velocidad de venta, no obstante afirmó que la baja de la tasa de interés aplicada por el Banco Central a comienzos de año, que repercute en créditos hipotecarios más convenientes, está siendo aprovechada por las personas como una oportunidad atractiva para adquirir una vivienda. Insistió además que para agilizar la actividad económica es fundamental seguir promoviendo la inversión en obras de infraestructura pública para contrarrestar las cifras de desempleo.

Análisis de los subcomponentes del IMACON

La contratación de mano de obra registró en febrero una caída anual de 2,6%, cifra que refleja la menor actividad sectorial y un empeoramiento de la calidad del trabajo. Es así que durante ese mes el empleo dependiente retrocedió 9,5% en doce meses, mientras que los ocupados por cuenta propia se incrementaron 15,5% anual.

El índice de ventas de proveedores retrocedió en febrero 10,5% anual, acentuando la tendencia a la baja del comportamiento interanual que ha exhibido en los últimos siete meses. Por su parte, el índice de despachos de materiales –que aproxima la demanda de materiales de obra gruesa- experimentó una caída de 9,1% anual, consistente con una menor provisión de hormigón y cemento y fierro respecto de 2016.

La actividad de contratistas generales retrocedió 2,5% anual en febrero, lo que se condice con un estancamiento de la actividad de obras civiles y montaje, ítem preponderante en la composición de este indicador. A lo anterior se suma la contracción en la actividad de movimiento de tierras, que se mantiene en niveles bajos, lo que anticipa un moderado desempeño del indicador general en el futuro próximo.

La aprobación de permisos para la edificación continuó retrocediendo tanto en términos anuales como mes a mes. Según cifras preliminares, la superficie aprobada para edificación cayó 13,4% anual, luego de que el mes anterior anotara una contracción anual de 24,5%.