Construcción regional continúa cayendo y registró -6,9% en mayo

En mayo el Índice de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) registró una nueva caída de -6,9 en lo que va del 2017, y -6,2 comparado con el mismo periodo del año pasado. Estas cifras son el reflejo del alicaído momento que atraviesa el sector a nivel nacional registrando un retroceso de 5,5% anual en mayo según el Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON).

En la zona norte, el bajo nivel de ventas habitacionales continúa atribuyéndose a los efectos rezagados del adelantamiento de compras como causa de la aplicación del IVA a las viviendas, donde también se han postergado decisiones de compras por las expectativas de una disminución de precios, según lo destaca el Informe.

Una fracción de los entrevistados manifiesta haber reorientado su actividad hacia la edificación habitacional con algún tipo de ayuda estatal, cuyas ventas siguen dinámicas, lo que se ha reflejado en un aumento de los postulantes a licitaciones. Respecto de las obras públicas, se espera un mayor impulso para este año, pero con menos ganancias de las licitaciones.

En cuanto al mercado laboral, se aprecia un alza en la disponibilidad de la mano de obra, aunque menor a lo registrado durante la segunda mitad de 2016, lo cual se refleja en pretensiones de rentas más bajas.

El presidente de la CChC Antofagasta Thomas Müller, afirmó que este escenario es consecuente con el aumento en los plazos de aprobación de permisos y diversos trámites, situación que se repite en el Conservador de Bienes Raíces. A ello se suma la incertidumbre y falta de confianza del empresariado en la política, algo común en año de elecciones. Asimismo enfatizó en la necesidad de “renovar las confianzas entre sectores público y privado para así reactivar el crecimiento a través de mayor inversión en infraestructura y minería”.

Análisis de los subcomponentes del IMACON

La contratación de mano de obra registró en mayo una caída anual de 2,9%, con lo que se mantiene el deterioro de la calidad del empleo en el sector. De hecho, en el quinto mes del año el empleo dependiente retrocedió 9,5% en doce meses (lo que significó la destrucción de 47.000 plazas de trabajo en un año), mientras que los ocupados por cuenta propia aumentaron 10,8% en igual período (incorporándose al sector 18,8 mil trabajadores independientes).

El índice de ventas de proveedores retrocedió 8,5% anual en mayo, manteniendo la tendencia a la baja observada los últimos 13 meses. Por su parte, el índice de despachos de materiales, que aproxima la demanda de materiales de obra gruesa, experimentó una caída de 7,9% anual, consistente con una menor provisión de hormigón y cemento respecto de 2016.

La actividad de contratistas generales avanzó 6,6% anual en mayo, lo que se condice con la leve recuperación de la actividad de obras civiles y montajes, ítem preponderante en la composición de este indicador. A lo anterior se suma la actividad de movimiento de tierras, que aumentó pese a mantener bajos niveles.

La aprobación de permisos de edificación disminuyó en términos anuales, manteniendo la tendencia contractiva observada en los primeros meses del año. La superficie aprobada para edificación anotó una variación anual de -4,8% en doce meses. En esta ocasión, tanto los permisos con destino habitacional como los no habitacional evidenciaron un alza anual durante yo respecto de lo observado el mes anterior.