El Austerlitz de la derecha y las elecciones en Antofagasta

La gran victoria que tuvo Napoleón en su vida fue sin duda Austerlitz, donde no solo derrotó a los emperadores de Rusia y Austria sino que consolidó su poder en Europa en una batalla con retrocesos tácticos, donde los números daban una victoria segura al bando Ruso/Austríaco, pero en la que finalmente Napoleón logro imponerse.

Piñera no es Napoleón, ni de se le asemeja en forma alguna, pero tiene algo en común con el gran Emperador, una aplastante victoria que nadie se esperaba. Sin dudas esta es la gran gesta de la derecha chilena, nunca en su historia, al menos desde el retorno de la democracia, había sacado tantos votantes a la urnas (3.787.619), superando incluso a Michelle Bachelet en la segunda vuelta del 2013 (3.470.055).

¿Explicación para esto? Hay bastantes y bien variopitas, por lo que nos restaremos en esta columna de ese ejercicio para pasar a analizar algo más cercano, los resultados en la región de Antofagasta.

Recordemos algunas cifras de la primera vuelta en la región, Sebastián Piñera logró obtener el 34,30% (61.088) de los votos versus un 24,48% (43.591) de Alejandro Guillier, en un universo de votantes de 180.300. Con todo en primera vuelta, las fuerzas de la derecha, Kast y Piñera, lograban convocar al 42,38% (75.483) del electorado, en cambio si sumábamos a todos los candidatos de izquierda (Goic, Guillier, Sánchez, Navarro, ME-O y Artés) lograban obtener un 57,62% (102.607), lo que auspiciaba un buen resultado en segunda vuelta si lograban una cooperación efectiva pero ¿qué paso en segunda vuelta?.

En la primera vuelta votaron 180.300 personas y en la segunda 182.524, un aumento muy escuálido que no explica el resultado: Piñera obtuvo 53,82% (97.076) versus el 46,18% (83.297) de Guillier. Aún si hacemos el ejercicio de señalar que todos los votantes de Goic y ME-O votaron por Piñera en segunda vuelta no dan los números, el aumento de 21.593 votantes es inexplicable si tomamos como referencia los resultados de la primera vuelta, donde al parecer la cantidad de votantes que dejó de votar por la izquierda alcanza a la abrumadora cifra de 19.320.

Entonces ¿cuales podrían ser las causas del aumento dramático de los votantes de Piñera? Dos explicaciones pueden ser verosímiles; 1) que hubo un recambio en las votantes, quienes se quedaron en casa en primera vuelta fueron a votar a la segunda, y los desencantados no se levantaron a votar, o 2) Piñera no solo logro obtener los votos del centro, sino que además parte del electorado de Beatriz Sánchez se fue a la derecha.

En mi opinión puede que ambas opciones concurran para establecer lo que sucedió en esta elección, pero algo queda claro, este es un terremoto político que tendrá sus replica regionales.

Karen Rojo apoyó a Alejandro Guillier calculando una “vuelta de mano” en los procesos judiciales/administrativos que se acercan, todo eso se desvaneció. Hoy está sola frente a las huestes enemigas golpeando las puertas del Municipio.

La Nueva Mayoría se fragmentará pues ya no podrá ser una agencia de empleo por los años venideros y la fuga a otra opciones se hará patente. Además, comenzará de a poco a desangrarse ya no solo de contenidos sino también de militantes. La derecha por su parte mira auspiciosamente la próxima elección municipal en la que -sin lugar a duda- podría ganar sin dificultad.