Jean-Paul Luksic: “Antofagasta Minerals sólo puede desarrollarse si el territorio también se desarrolla”

“El desarrollo de la empresa, el desarrollo territorial de una comuna y la conservación del medio ambiente no son opuestos ni contradictorios. No estamos buscando sólo que sean complementarios o que coexistan, sino que las partes entendamos que nuestro desarrollo empresarial debe aportar al desarrollo del territorio de manera integral”.

Así lo expresó el Presidente del Directorio de Antofagasta plc, Jean-Paul Luksic, en el marco del seminario “Mediación de Conflictos Socio Ambientales y Acceso a La Justicia”, organizado por el Primer Tribunal Ambiental y la Universidad Alberto Hurtado en Antofagasta.

El ejecutivo destacó que, a partir de los aprendizajes obtenidos durante su historia como empresa minera, hoy cumplir con la normativa legal es un “desde”. “La enorme brecha que hoy existe entre lo normativo y lo que es percibido como legítimo desde la óptica ciudadana, es un desafío central, que debe ser abordado por todos quienes nos encontramos en este foro. No sólo por los titulares de proyectos, no sólo por el Estado, no sólo por la sociedad civil, sino por todos nosotros”, declaró.

Esa compresión, según explicó, es lo que ha llevado al grupo Antofagasta Minerals a desarrollar un nuevo proceso de relacionamiento con las comunidades, que tal como el nombre de su presentación lo indicaba se basa en pasar de la “competencia a la convivencia para el desarrollo del territorio”.

Esta nueva lógica presenta problemas multisectoriales que sólo se pueden abordar a través de procesos transversales y de colaboración entre todos los actores involucrados, con altos estándares de transparencia, en donde el diálogo es el elemento articulador.

“El desafío principal que supone pasar de la competencia a la convivencia en el territorio es la integración de las distintas visiones y vocaciones existentes, lo que en la práctica significa ser y actuar como vecinos capaces de contribuir al desarrollo del territorio. El mérito está en atreverse a movilizar capacidades para cambiar el contexto, partiendo por nuestros propios paradigmas”, expresó.

El objetivo es buscar soluciones que se permitan una visión de desarrollo común. “Hoy debemos conectarnos y conversar con todos los vecinos y sus necesidades, generar alianzas y acuerdos colaborativos, transparentar nuestros procesos, dar cuenta de nuestro actuar frente a una sociedad cada vez más informada y empoderada”.

“Nosotros aprendimos en la dura, como se dice: Antofagasta Minerals sólo puede desarrollar su potencial si el territorio también se desarrolla. Ese desarrollo no debe ser sólo económico, sino que también considerar la dimensión social y medioambiental”, expresó Luksic.

Asimismo, destacó positivamente que hoy el sector público y el privado impulsan distintas iniciativas para lograr acuerdos en diversas materias a través del diálogo. Sin embargo, advirtió que este mecanismo de solución de controversias corre el riesgo de agotarse o transformarse en un cliché sin contenido, si no sirve a propósitos concretos y entrega certezas a todos quienes participan de él.

“Si estos esfuerzos por llegar a acuerdos amplios y legítimos no son vinculantes o carecen de validez frente a la Justicia, los conflictos judiciales van a aumentar, al igual que los quiebres en las propias comunidades, como ya ha ocurrido, afectando su tejido social y poniendo en jaque las opciones de desarrollo del país. Y ojo, no sólo hablo de las posibilidades de generar nuevos negocios, sino que del acceso de la ciudadanía a mayores niveles de bienestar y justicia social”, expresó al término de su presentación.