Corte Suprema ordena millonario pago y recontratar a periodista del Servicio de Salud Antofagasta

Servicio de Salud Antofagasta

Pese a que la Corte de Apelaciones de Antofagasta ya había indicado que la desvinculación del periodista Carlos Rivera, quien desempeñaba funciones en el departamento de comunicaciones del Servicio de Salud Antofagasta, había sido «privado de forma ilegal y arbitraria de continuar desempeñando el cargo a contrata, y por ende, recibir las remuneraciones del mismo”, fue necesario que la Corte Suprema ratificara esto, y así lo hizo.

El fallo del máximo tribunal del país ordenó a la autoridad a «reincorporarlo a sus funciones en la calidad al momento de su exoneración, debiendo pagarle la totalidad de las remuneraciones que devenga en su calidad de funcionario público, por todo el tiempo en el que ha estado separado ilegalmente de sus funciones, incluido los pertinentes aportes previsionales y de seguridad social, considerándose este como efectivamente trabajados”, cifra que bordearía los 10 millones de pesos.

Al respecto, el afectado indicó que “este fallo lo recibo súper contento pues primero se hace justicia frente a un despido que a todas luces era injustificado e ilegal y por lo tanto me perjudicó mucho. Yo llevaba muchos años en el SSA y tenía buenas calificaciones por las distintas autoridades que pasaron ahí. Por lo tanto, la resolución de desvincularme era injusto (…) Esto, en lo personal es súper bueno pues desde que fui desvinculado fue muy duro en términos económicos y personales y viene a colocar las cosas en su lugar. De igual forma quiero solidarizar con todos aquellos funcionarios públicos que también fueron desvinculados de una manera injusta y que ahora están pasando por momentos complejos”, indicó Carlos Rivera.

Al respecto, el abogado Jaime Araya Guerrero, que defendió a Rivera, indicó que «el fallo de la Corte Suprema viene a ratificar lo que alegamos en su oportunidad respecto al actuar ilegal y arbitrario de la autoridad de salud, por lo que esperamos que el afectado sea reintegrado a la brevedad posible a sus labores y se le paguen inmediatamente las remuneraciones que se le adeudan, de manera tal de no seguir profundizando el daño que ya se le causó”.