Periodista y escritor antofagastino lanzará su primera novela

Iván Ávila
Foto: Instagram de Iván Ávila

Iván Ávila Pérez es periodista de profesión, pero comenzó a incursionar en la escritura desde los 15 años, siendo finalista y ganador de varios concursos a nivel regional y publicando relatos en antologías como “Pretérito Imperfecto” y “Población Flotante”.

Publicó su primer libro de cuentos “Pequeños vicios que no podemos dejar” en 2004. En los últimos años, se ha dedicado a la escritura de guiones en distintos formatos, obteniendo importantes galardones a nivel nacional e internacional. “La Lógica de los Escarabajos” es su primera novela. Publicada por Ediciones Hurañas, tendrá su lanzamiento oficial en Antofagasta este viernes 21 de diciembre a las 19.30 horas en Club Bardos (Av. Angamos 1309)

¿Cómo comenzaste a trabajar la temática de la novela?

Este es un proyecto que tomó 10 años en su escritura. Básicamente, es una novela negra de acción narrada en primera persona por Aníbal, un tipo con un pasado exitoso que durante los últimos quince años se ha dedicado a desperdiciar su vida en mujeres, alcohol y drogas sintéticas y cuyo único lazo con la realidad son los escarabajos que cuida para un entomólogo que realiza experimentos con ellos para una farmacéutica transnacional. De ahí en adelante, Aníbal que es un tipo muy egoísta, hedonista y despectivo, comienza a enfrentar diversas situaciones que le harán tomar decisiones que afectarán tanto su vida como la de su círculo más cercano en medio de un caos en ciernes en el que los escarabajos tienen un papel fundamental y es ahí donde desarrollo una fauna urbana aunque en una Antofagasta distópica, pero en la que la galería de personajes secundarios tiene mucho de lo que hoy vemos en esta y otras ciudades del país.

¿Por qué distópica?

Porque si bien la Antofagasta actual tiene un valor inconmensurable como locación, sentí la necesidad de ir un poco más allá y perfilar un ambiente con elementos conocidos para el lector regional y nacional, pero que al mismo fuera un escenario que pudieras imaginar en cualquier parte del mundo, pues lo importante es el contraste entre el carácter de los personajes que se ven enfrentados a una situación límite lo que hace que sus reacciones sean totalmente impredecibles. Cuando uno de nosotros se imagina enfrentando escenarios extremos, cree que tomará las mejores decisiones con la cabeza fría y la verdad es que es así; cuando encaras momentos en los que una opción representa la vida o la muerte, creo que lo menos utilizas es la razón.

De todas formas, es una novela llena de referencias…

Por supuestos. Junto a Pancho Bravo (el editor literario) trabajamos en explicitar esas referencias al cine Z, a la ciencia ficción e incluso a la música. Hay muchos guiños al cine de John Carpenter, a “EL Perfecto Asesino” de Luc Besson, a Tarantino, Robert Rodríguez y Sergio Leone. Escuché varios discos de dark jazz, en especial a Bohren & der Club of Gore y Kilimanjaro Darkjazz Ensemble para dar con el ritmo y la atmósfera de los capítulos y eso se traspasa en algunos párrafos, con referencias directas de lo que los protagonistas escuchan en diversos momentos del relato. Es que es inevitable no dejar claro cuáles son las influencias en las que uno se basa para desarrollar una novela como esta, aunque claro está, siempre con la idea de ir varios pasos más allá del simple homenaje y reunir estos elementos en concordancia a generar una historia propia y ojalá, novedosa.

Ya son varios textos los que ha publicado Ediciones Hurañas…

Así es y me siento agradecido y afortunado de haber sido considerado por el equipo editorial. La verdad es que hacen un esfuerzo muy grande en la publicación de autores locales, en especial en una ciudad que perdió la costumbre de los talleres literarios, en donde abunda el trabajo de autopublicación con el que no estoy muy de acuerdo, considerando que por ahí hay productos de muy mala calidad. No pretendo ofender a nadie, pero a título personal que creo que es sumamente necesario profesionalizar el trabajo literario y es lo mismo que aplico a la otra área donde me desempeño que es el audiovisual: se requiere seguir potenciando y propiciando espacios que apunten al trabajo colaborativo, a la educación y a la especialización, especialmente en regiones.

Escribir no es solo un hobby o una ocupación de medio tiempo, hay mucho talento por ahí buscando espacios y apoyo y desde las autoridades y la empresa privada hasta los más pequeños emprendimientos en esta área, deben buscar la forma de unir fuerzas para salir del amateurismo en que muchos trabajan y también, romper el círculo de los temas con que se identifica una zona determinada. De ahí que es importante destacar el trabajo de Hurañas: hay un esquema de acción que propende a la autocrítica del autor (otra cosa que escasea mucho en algunos escritores regionales), a un fuerte trabajo de revisión y corrección, a establecer y cumplir fechas de entrega y eso se agradece pues te sirve para tomar profesionalmente este proceso.

¿Cuál es la expectativa con esta novela?

Tanto la editorial como yo queremos que se venda, por supuesto, que la gente disfrute de una historia que si bien es un poco oscura, también es entretenida. Así como otros autores de la zona, corrí el riesgo de escribir sobre temáticas que se salen de lo tradicional en la zona. Con todo el respeto que me merece la historia local y sus personajes, creo que es momento de abarcar otros géneros que perfectamente se pueden desarrollar en nuestra geografía y de ahí la intención de que “La Lógica de los Escarabajos” sea la primera de una serie de novelas que ya estoy trabajando y que reflejan esa región distópica que visualizo a través de la ciencia ficción, del género noir, quizás hasta de una mirada pesimista y crítica, pero también necesaria. Pero por sobre todo, que el lector disfrute de la historia, que ojalá sea uno de esos libros que no puedes parar de leer desde que lo tomas. Si se cumple eso, me doy por pagado.