Mujeres de Antofagasta se capacitan en instalaciones sanitarias y gasfitería

Mujeres capacitación CMDS
Foto: CMDS

Cerca de 20 mujeres de Antofagasta se están abriendo camino en un espacio laboral antes liderado y ocupado sólo por varones. Se trata de la gasfitería, oficio que cuenta con una alta demanda y el que por estos días está siendo aprendido por vecinas de la comuna que han decidido dar un salto hacia la empleabilidad o el emprendimiento.

“Técnicas de Instalación y Mantención de Redes de Gasfitería y Sanitarias” es el nombre de este curso gestionado por Corporación Municipal de Desarrollo Social (CMDS) para impulsar la movilidad social de estudiantes y jefas de hogar, que han cursado sus estudios medios en establecimientos públicos de la comuna o que se encuentran inscritas en la Oficina Municipal de Intermediación Laboral (OMIL).

Aysha Valdebenito, encargada de capacitación de CMDS explicó que esta iniciativa fue propuesta por la misma Alcaldesa, Karen Rojo como una forma de propiciar la inserción laboral de las mujeres de la comuna en distintos ámbitos del desarrollo de la ciudad.

“Este es el segundo curso que hacemos sólo dedicado a mujeres y da gusto verlas haciendo el trabajo práctico. A fines del año pasado certificamos a 25 participantes tras culminar con éxito este curso y muchas de ellas han podido desarrollar trabajos en un conocido supermercado de la comuna, por lo que estamos felices con esta iniciativa”, afirmó Valdebenito.

Respecto de los contenidos abordados durante el curso, el relator del mismo, el ingeniero civil industrial Mauricio Pérez, explicó que las alumnas están aprendiendo “gasfitería domiciliaria más conocida plomería, donde están trabajando baños y todos los elementos sanitarios de este espacio, además de intervenir lavamanos, cómo hacer los ramales para los desechos y además estamos innovando para que no sólo sepan arreglar estas instalaciones, sino que también para que sus trabajos estén orientados al alcance de una mayor eficiencia de los recursos hídricos al interior del hogar”.

Mujeres

Las participantes de este curso son las más felices con esta alternativa de capacitación que no involucra costo alguno para ellas. Ana Miranda, comentó que “tenemos que cambiar la mentalidad porque las mujeres somos capaces de hacer este tipo de trabajo y acceder al mundo laboral”, por su parte la joven Lissette Bascuñán, dijo que “yo tengo 18 años y este curso es muy bueno para mí porque aprendo harto y me sirve para emprender algo nuevo porque yo no tengo los recursos para estudiar y con esto ya tengo algo para mi futuro”.

Para asegurar la correcta aplicación de los contenidos teóricos aprendidos, las 18 participantes recibieron un maletín con herramientas necesarias para el desarrollo de la labor un gasfíter, además de todos los elementos de seguridad requeridos, bono de transporte y colación por lo que cuentan con todos los apoyos necesarios para insertarse exitosamente en el mundo de la gasfitería.