Chaqueta Blanca: Ex Intendente (DC) asegura que lo contrataron por su perfil técnico

Arturo Molina (DC) también indicó que "son muchos los de mi sensibilidad política, socialistas, radicales, que trabajan en diferentes partes o han ocupado cargos en gobiernos de derecha".

0
Intendente Arturo Molina. Foto: Matías Quilodrán.

El ex Intendente de Antofagasta, Arturo Molina, quien ha estado en el centro de la polémica por su nuevo rol de asesor del Consorcio Santa Marta que busca poner en marcha el relleno sanitario “Chaqueta Blanca”, salió al paso de las críticas que ha recibido por este nuevo rol de lobista. Funciones donde la empresa también cuenta con los servicios del ex Senador (UDI), Pablo Longueira.

En entrevista con El Mercurio de Antofagasta, Molina -quien hoy es una de las cartas de la Democracia Cristiana local para las elecciones de gobernador regional- aseguró que la relación contractual con Santa Marta comenzó siete meses después que dejó su cargo (el periodo legal de inhabilidad es de seis meses) y que fue contactado “porque además de tener una carrera política, tengo estudios profesionales, soy ingeniero industrial con diplomados en administración de contratos y un magíster en control de gestión”.

Además, agrega que “la empresa necesitaba a alguien con un perfil técnico para gestiones, reuniones y coordinaciones con autoridades y compañías locales, una persona que conociera esta zona, con vinculación política en todos los sectores. Las relaciones políticas no deben ser solo en un lado, hay que abrirse para cumplir los objetivos técnicos”.

“En mi calidad de intendente tuve solo una reunión con ellos (Santa Marta) para que me entregaran un resumen completo del proyecto. Eso fue cuando asumí. Pero no solo revisé Chaqueta Blanca, también lo hice con la Avenida Grecia de Calama, las casas en Taltal y Mejillones, la ruta concesionada a Calama y el Paseo Matta. Me reuní con todos ellos para conocer el estado de los proyectos”, indicó al matutino.

Respecto a su relación con Pablo Longueira (UDI) en las labores de lobby a favor de la empresa indicó que “obviamente sé quién es, pero no lo conozco ni tengo relación con ningún otro asesor que tenga la empresa en Santiago. Lo que sí sé, es que la compañía en la región tiene dos personas más junto a mí. Respecto del lobby, hay una ley que señala que cuando un particular quiere conversar con una autoridad, debe llenar un formulario. Esto, a menos que la autoridad sea quien cite a la persona, en ese caso la ley del lobby no rige”.

Sobre los cuestionamientos que surgen que después de ser Intendente asesore a esta empresa, Molina indicó que “no solo asesoro a esta compañía, tengo una empresa familiar en la que somos dos, mi esposa y yo, y hacemos asesorías organizacionales. Me contrataron como técnico, no como político, pero hay que ser claro, uno usa los contactos que quedan de cuando fui autoridad”.

El origen de las críticas

Por último indicó que las críticas que ha recibido “es oportunismo para algunos que se creen rectores de la moral y rasgan vestiduras. Pero son muchos los de mi sensibilidad política, socialistas, radicales, que trabajan en diferentes partes o han ocupado cargos en gobiernos de derecha. El tema es que estoy inscrito como candidato a gobernador regional, tal vez esa es la oportunidad para empañarme. Pero como decía el Presidente Frei, hay que tener cuero de chancho para estar en política, es sin llorar”.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.