The rooftop: el último concierto de The Beatles

Carlos Montivero

El 30 de enero se conmemoraron los cincuenta años del mítico y último concierto en vivo de The Beatles realizado sobre el techo de Apple Corps, la compañía discográfica de la banda en Londres en 1969. El concierto no duró más de 45 minutos pero marcó a generaciones que pudieron ver por última vez en vivo a una de las bandas que más ha influenciado a la música en el planeta.

El cuarteto interpretó nueve canciones (siempre para The Beatles este número tenido mucha significación); algunas de estas tomas fueron realizadas 2 o 3 veces y significó el fin de una era; a pesar de que posteriormente grabaran el disco: Abbey Road. Pregunta aparte es ¿qué sería de The Beatles hoy con tanta tecnología en términos de producción musical?

El pasado 30 de Enero de 2019, bandas de todas partes del mundo realizaron conciertos “On the roof”, homenajeando a los ingleses, evocando ese mágico y a la vez melancólico momento (para melomanos) en que la banda se despidió de su vida artística en vivo. En Antofagasta, la banda tributo Sargent Pepper, también hizo lo suyo sobre el techo del antiguo Teatro Municipal, convocando a nueva y vieja audiencia, algunos quizá ni sabiendo de qué se trataba todo esto.

Y claro, se puede pensar que fue sólo un concierto, por cierto con una ficha técnica bastante pobre en términos de sonido, filmado por apenas un par de cámaras que registraron el momento. No hubo mucha prensa, ni luces ni grandes aspavientos, pero quizá esa simpleza fue la que quedó en la retina.

Después de años de conciertos por todo el planeta, en clubes, estadios, teatros, televisión la banda ejecutó sus última “performance” desde la simpleza que un techo y unos cuantos amplificadores pueden otorgar, todo a plena luz del día.

En la actualidad, es posible apreciar vía redes sociales -principalmente en youtube- sesiones en diferentes formatos y todos basados en la simplicidad que permite descubrir o apreciar a una banda o solista con mínimos recursos técnicos; ejemplo de ello son las sesiones tiny desk concert, realizados en una biblioteca; La Vitrola (Chile) que capturan a los músicos tocando en la calle o una casa; KEXPX que se realizan en un estudio de radio en Seattle; incluso en Timeline tv se realizaron algunas con bandas locales; La Blogoteque; Sirius XM; El desconcierto, entre otras. Y es que The Beatles incluso influenciaron el formato siendo los pioneros en registrar música en vivo fuera del contexto clásico del show nocturno o en un club.

Desde entonces la música ha sido capaz de explorar otros contextos, sobre todo en la realidad actual donde debido a tanta información proporcionada por Internet se valora poder encontrar a una banda mostrando su música sin tanta sobreproducción, o luces. Tal como surge todo, con pocos instrumentos y un grupo de personas.

No sé si The Beatles (Paul y Ringo, los que quedan) podrán alguna vez dimensionar la importancia, a mi juicio, de ese último concierto, el más real, el más sincero, la marca para las generaciones quedó ahí, más allá de unas cuantas canciones, replantearon la forma de hacer música. Gracias Beatles.

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.