«El Guasón» es una película de origen que nos viene narrar la vida de Arthur Fleck, un aspirante a comediante que se desempeña como payaso. Arthur sufre una patología que lo hace diferente e incomprendido, por lo mismo es ignorado y castigado por la sociedad, todo esto en una ciudad que se encuentra sumergida en la miseria en donde la basura y las ratas inundan las calles, la violencia es pan de cada día y la institucionalidad de a poco comienza a decaer.

Fleck tiene carencias y busca desesperadamente algún tipo de conexión, llenar aquel vacío emocional que siempre se le ha negado, solo busca algo de cariño y felicidad, algo a que aferrarse y que le demuestre que su vida valdrá más que su muerte, pero no, su entorno se lo niega, lo ataca constantemente, lo presiona, lo mutila, quieren verlo caer a un punto sin retorno.

Este es un personaje con el que se llega a empatizar, pero que a medida que avanza la trama ese mismo con el cual se empatizó comienza a generar sentimientos encontrados, incomodidad, incomprensión y rechazo.

Joaquín Phoenix quien interpreta al Guasón realiza una actuación impecable, explotando la complejidad de su personaje, mostrando sus múltiples caras; la del hombre frágil, atormentado, contenido, desclasado, el temible e impredecible Joker.

Destacable de igual forma es la dirección de arte, el entorno en donde se desarrolla la trama genera el contexto preciso para transmitir la decadencia de la ciudad en donde se encuentra inmerso el personaje. La basura, los grafitis, la publicidad, la textura de la pintura de las paredes, sincroniza muy bien lo que se quiere expresar; desesperanza, miedo y violencia. Los espacios pequeños, las habitaciones, reflejan la claustrofobia en el que se encuentran inmersos los personajes.

El director Todd Phillips nos trae una quimera, algo muy raro en el cine de Hollywood y en el mundo de superhéroes, con un guion que nos invita a reflexionar y analizar nuestro entorno, con una fuerte crítica social que nos hace plantearnos a cuantos Arthur Fleck hemos abandonados y cuentos guasones se habrán engendrado. De igual forma trata el descontento social, la vulnerabilidad de los más desposeídos, del ciudadano común y corriente abandonado por esta institucionalidad en crisis, decaída y fracasada.

En conclusión tenemos un filme oscuro, siniestro y visceral, que sin duda nos viene a sorprender con buenas actuaciones y con un guión potente y controvertido, que de igual manera funcionaría aun cuando no se tratara del origen del Guasón. Esta es una realización que todo el mundo debe ver ya que es una película sin tapujos ni trincheras, descarnada y real en donde cualquier similitud con la realidad NO es mera coincidencia.

Película: Guasón / Cine / Duración: 122 minutos / Thriller

 

Deja una respuesta

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.