NO queremos sindicalización y si se mete un sindicato, cerrare, advierte el presidente de
la empresa China, Fuyao Glass America.

La pequeña ciudad de Dayton, perteneciente al estado de Ohio, Estados Unidos, vivió
unos de los episodios más catastróficos en su historia, producto del cierre de una de las
fábricas de General Motors, lo que dejo a más de 3.000 personas desempleadas, todo en
el marco de una de las mayores crisis que ha vivido estados unidos, la crisis subprime, sin
embargo, las esperanzas se recuperaron en el año 2015, con la llegada de la empresa de
origen chino, Fuyao Glas America, empresa dedicada a la producción de parabrisas y
otros productos para automóviles, la cual proporcionaría más de 2.000 puestos de trabajo.

Pero las condiciones de trabajo no serían las mismas que en GM, ya que los sueldos
variarían de 29 a 13 dólares la hora de trabajo, las medidas de seguridad serian inferiores,
además de las prácticas antisindicales. La situación que en principio iba a beneficiar a los
ciudadanos de Dayton, se termine transformando en una lucha por mejorar sus
condiciones laborales.

El documental en si es controvertido, ya que describe como la mencionada empresa
incluye personal de origen chino, para desempeñar funciones en Norteamérica, en donde
se puede apreciar notables contrastes, como la poca eficiencia que tienen los
trabajadores norteamericanos versus la disciplina del trabajador chino, los cuales
producen más y de forma más eficientemente.

Otro tema que se aborda es el choque cultural, en donde el trabajador chino cuestiona al trabajador estadounidense, ya que este último tiene 8 días de descanso al mes (fines de semana) en relación al primero, que solo descansan 2 o incluso 1 día al mes, otro cuestionamiento hace referencia a como el trabajador americano trabaja por dinero y no para producir y hacer grande a su país.

Finalmente se aborda el reemplazo de trabajadores por medio de la automatización y como se ponen en riesgo miles de puestos de trabajo, por el beneficio de la producción. Este documental de netflix, nos viene a retratar las diferencias laborales que pueden existir entre dos países diametralmente opuestos, tanto del punto de vista político, cultural y económico, en donde en uno se encuentra normalizado la explotación laboral, versus otro, que goza de libertad para exigir sus derechos laborales, en donde se puede apreciar el capitalismo más salvaje, que irónicamente no proviene de Estados Unidos si no que de China con amor.

Este es un documental, que toda persona debe ver, sobre todo, por la actual contingencia nacional, como es el proyecto de ley de las 40 horas semanales y el proceso de automatización que cada vez está más cerca. Lo más destacable del documental, es ver, cómo funciona el modelo chino laboral en el exterior y como se trata de normalizar prácticas, que se dejaron de lado, ya hace mucho tiempo atrás.