Cámara de Comercio acusa descontrol de comercio ambulante en Antofagasta

Antonio Sánchez, presidente de la entidad gremial asegura que la Seremi de Salud no ha hecho absolutamente nada por controlar la venta ilegal de alimentos en el centro y que "está de más" en su cargo.

El tono de molestia en su voz es evidente, y motivos para estarlo tiene de sobra, tal cual lo explicará en esta entrevista al Presidente de la Cámara de Comercio, Antonio Sánchez.

Durante cuatro años ya venían a la baja las ventas del comercio local producto del difícil momento que experimentó la minería, situación que comenzó recién a revertirse el primer semestre del 2019. Luego, lo ya conocido, las movilizaciones que afectaron al rubro pero ahora, cuando pensaban que había un respiro enfrentan un problema que se convierte prácticamente en un tiro de gracia para el sector, el aumento de los vendedores ambulantes en pleno centro de la ciudad. A raíz de todo lo anterior, Sánchez ya no habla de baja, sino de desplome en las ventas.

Fiscalización inexistente

«Hoy existe un descontrol absoluto en las calles por el comercio ambulante donde ha sido totalmente desbordado todo el centro de la ciudad con mercaderías que evidentemente están siendo traídas por algún proveedor importante», es el lapidario diagnóstico de Antonio Sánchez, quien además asegura que detrás de todo esto existe una organización pues dentro de estos vendedores se observan los mismos productos y distribuidos en distintos puntos de las calles Prat y Matta, en pleno casco histórico de Antofagasta.

Esta situación tiene afligidos a los locales establecidos pues la competencia es desleal, asegura el dirigente gremial. «Cuando se vende ropa u otros artículos en la calle, no se está pagando ningún tipo de impuestos ni de internación, ni marcas porque son falsificados, ni el IVA. Por lo tanto, cuando la gente observa que son productos muy baratos es evidente pues si solo vemos por el tema de impuestos que no pagan tenemos una base de comparación que casi el 50%, por lo cual es imposible que un comerciante pueda vender al mismo precio que se vende en las calles», explica.

  • ¿Qué respuestas han encontrado por parte de la autoridad encargada de la fiscalización?
  • Por parte de la municipalidad, la respuesta es que tanto seguridad ciudadana como inspección general, no pueden hacer nada a medida que no tengan la colaboración de Carabineros ya que esta gente en la calle no les hace caso. Eso se ha desbordado junto con la venta de alimentos de forma descarada.

«La Seremi no ha hecho nada»

Los dardos más duros los lanza contra la Seremi de Salud, autoridad que a su parecer es inexistente al momento de fiscalizar la venta ilegal de comida en el centro de la ciudad. «No es posible que en calle Prat, frente a Ripley, hoy se estén vendiendo cecinas. Es una situación donde vemos que el comercio ambulante ha desbordado todo límite que alguna vez existió. Con el consecuente daño económico al comercio establecido», asegura Sánchez.

  • ¿Y cómo califica la fiscalización de la Seremi de Salud respecto a este tema?
  • La Seremi de Salud simplemente no ha hecho absolutamente nada. La venta de alimentos en la calle hoy es descarada (…) y lo más contradictorio es que anuncia que van a fiscalizar la venta de juguetes, o sea, pienso que es una autoridad que está absolutamente de más pues no vela por lo principal que es la venda de comida en vía pública, pero sin embargo se dedica a lo fácil que es ir a un local establecido, con número, con patente, y ahí verificar si se están cometiendo algún tipo de problema por venta de productos no rotulados. Igual es obvio que se debe fiscalizar los juguetes, pero no cuando dejas de hacer lo principal que es la venta de comidas en la calle, lo cual es a todas horas del día. Salud es lo más patético que pueda existir porque si bien todo lo demás es ilegal, lo de la salud conlleva lo que su nombre indica, salud.