Drama familiar tras robo de vehículo que habría sido ocupado para saqueo

El vehículo era la fuente laboral para el padre de familia quien además padece de leucemia y con la cual era una de las dos fuentes de ingreso que tenía el hogar compuesto por seis personas.

La familia Carrizo-Bravo está pasando por un muy mal momento luego que la camioneta del padre de la familia (que no poseía seguros) fuera robada desde el frontis del hogar durante la noche del pasado 26 de diciembre. A las pocas horas supieron que fue quemada junto a otro vehículo a las afueras de un supermercado que previamente había sido saqueado, declara Cristina Bravo, madre de la familia.

«Tiene que haber sido como a las 2 o 3 de la madrugada del 26 de diciembre. No sentimos nada. El vehículo lo teníamos afuera de la casa. Era la fuente de trabajo de él (padre de familia de 57 años), tiene leucemia detectada el 2015 y hacía fletes con la camioneta», declara Cristina.

Cuando se percata del robo, llama al plan cuadrante y es ahí -tras dar los detalles de la camioneta- que le comentan que esta había sido quemada y que se encontraba al frente del Unimarc saqueado ubicado en el sector del Parque Bicentenario. «Bajamos y claro, habían dos camionetas quemadas. Una blanca y la nuestra», cuenta la mujer.

Hoy están sin dinero para comprar una nueva y ahora las seis personas que componen su familia dependerán solo de los trabajos esporádicos de Cristina, quien es enfática en decir que lo que sufrieron fue un acto delictual y no tienen nada que ver con las manifestaciones.

«Imagínese, que le hayan sacado una fuente de trabajo y la quemaran. Somos personas de esfuerzo, es lamentable. Primero él se lo tomó muy mal por su enfermedad. Y nosotros le dijimos que no había nada que hacer pues nadie nos iba a devolver la camioneta. Es la mala suerte que nos tocó a nosotros», asegura.

Sin embargo, la pesadilla todavía podría no terminar para la familia pues si bien en videos que circulan por internet se ve solo a la camioneta blanca quemada al lado de la suya participando en los saqueos al Unimarc, desconocen si la de ellos también se usó para esos fines. Temen que así haya sido, generando implicancias legales pues deberán demostrar que son víctimas de un delito y no victimarios de otro.

Por ahora, la familia Carrizo-Bravo se encuentra a la espera de los trámites legales que vienen a continuación mientras intentan dar vuelta la página a este lamentable hecho. «La situación nuestra no nos permite comprarnos otra pues necesitamos plata por la situación de él. Nada. No podemos hacer nada.».