Víctor Silva: «Me gustaría que La Chimba fuera la mejor carta de presentación de Antofagasta»

El vocero de "No más quemas" asegura que el éxito del movimiento fue porque "siempre hemos sido metódicos, estudiosos, técnicos que luego bajamos la información en simple y porque no nos marean las luces, envidias ni el ego"

Víctor Silva
Pasaron siete años desde que se formó el movimiento «No más quemas» cuya finalidad era terminar con los constantes incendios que se provocaban en el vertedero «La Chimba» los cuales afectaban la calidad de vida de los vecinos del sector norte de Antofagasta. Fue en ese entonces que un joven estudiante de derecho asumía la vocería de la organización, clamando a las autoridades por cerrar el lugar y disponer de otro sitio para dejar la basura domiciliaria.
Hoy, el otrora estudiante, Víctor Silva, conversó con Timeline.cl sobre esta importante meta alcanzada luego que las autoridades cerraran definitivamente el lugar dando paso al relleno sanitario «Chaqueta Blanca», operado por la Empresa Santa Marta.
Víctor, esto ha sido un camino largo el que comenzaron varios vecinos años atrás  ¿Cuál es tu sentimiento hoy al ver que se cerró el vertedero y que comenzó Chaqueta Blanca?
El sentimiento lo divido en dos: el de «No Más Quemas» que es de satisfacción por el largo trabajo que desencadenó en un hito relevante con mayúsculas para Antofagasta logrado sólo por el levantamiento social y vecinal, desde los gestores de la iniciativa hasta la ciudad completa que, gracias al mensaje entregado, hizo la causa suya aunque no viviera en La Chimba. Los vecinos fueron clave junto con los Recolectores a quienes necesitábamos visibilizar debido al estigma injusto con el que cargaban.

Hoy la gente reconoce su labor y serán claves en el futuro. Mi sensación personal es de orgullo y agradecimiento por la confianza que se deposita en mis vocerías, pues intento transmitir el sentir de varios, ese es mi rol y no me confundido con ello. Me satisface saber que voces honestas se escuchan con el objeto de mejorar la vida en comunidad, le guste a quien le guste ha sido esta ONG la que sacó del lugar 11 de 10 el problema y lo transformó en prioridad. Las autoridades de modo histórico resuelven algo y cumplen con un deber moral de hacerlo.

¿Qué viene ahora para el movimiento?

Entraremos seguramente a delimitar las próximas acciones del corto, mediano y largo plazo. La más inmediata es observar cómo se cumple el compromiso con el Sindicato de Recicladores y los trabajadores de los escombros en la nueva etapa de La Chimba y Chaqueta Blanca. Seré claro: su problema es también el nuestro y, mientras no los vea trabajando en Chaqueta Blanca o reconvertidos según sea el caso, seguiremos peleando por ellos. Queremos que los actores como FCAB, Gobernación, Municipio y CChC se involucren directamente en los alrededores del exBasural y, en paralelo, busquen las alternativas para un recinto de Escombros.

Mediano plazo será generar las instancias para socializar que el Vertedero no se convierta en un pasivo ambiental y para eso solicitamos al Municipio retome las acciones que vayan en la línea de recuperar y sanear el lugar. Largo plazo, como siempre, será esperar que el mal llamado «patio trasero» cambie la cara y no le demos más la espalda a la Reserva Nacional La Chimba que es hermosa, mágica y con una biodiversidad única.
¿Por qué crees que este movimiento logró un resultado concreto?

Porque siempre hemos sido metódicos, estudiosos, técnicos que luego bajamos la información en simple, porque no nos marean las luces, envidias ni el ego, porque contamos con mujeres dueñas de casa del sector que siempre acompañan, aconsejan y han sido estudiosas también, teniendo la capacidad de transmitir el mensaje óptimamente. Ha sido un aprendizaje y crecimiento para todos. La gestión de «No Más Quemas» ha sido siempre consecuente, voluntaria y con miras a aportar, no por nada llevamos casi 7 años en una lucha social con resultados concretos. Siento orgullo de esta idea que fue gestada por vecinos, ciudadanos normales que hicieron mucho más que varias autoridades.

¿Cuál crees que debiera ser el futuro del espacio donde actualmente se ubica el vertedero?

La experiencia comparada apunta a áreas verdes, en una ciudad donde el metro cuadrado de espacios verdes es escaso, debería visualizarse un gran pulmón natural que, junto con aportar al medio ambiente, debe ir en sintonía con la hermosa Reserva Nacional. Mi anhelo personal es que el sector sea totalmente diferente a cómo ha sido en las últimas décadas y recobre esa mística que tenía en sus orígenes. Que las futuras viviendas comulguen con una zona cómoda y el sector sea grato para todos, dejando de oler basura quemada.

¿Crees que ahora comenzará a mejorar la calidad de vida de los vecinos del sector norte de Antofagasta? ¿Por qué?

La expectativa es que, poco a poco, dejemos de darle la espalda al sector y crezca, sea un lugar bonito, grato, con justicia social, ambiental, una buena calidad de vida, en sintonía con la integralidad de quienes habitan el lugar y, a la vez, con las mejoras necesarias en cuanto a la reducción de los riesgos por desplazamientos de tierra ante lluvias. Serán vitales las futuras piscinas decantadoras.

Me gustaría que La Chimba fuera la mejor carta de presentación de nuestra Antofagasta apenas alguien llega a la ciudad desde el aeropuerto, que haya una bienvenida que refleje que antes había basura, indignidad y desesperanza, hoy hay calidad de vida y una gran marca verde.