Columna
Alarmantes cifras de desempleo en Calama: No estamos paralizados

Por Paulina Núñez, diputada de Antofagasta

Paulina NúñezLas cifras sin duda son alarmantes. El aumento de la cesantía en Calama de un 8,7 a un 10,6% claramente es una situación que nos golpea y nos duele porque en nuestra zona se encuentran las grandes compañías mineras privadas y la empresa estatal Codelco.

Lo anterior no es menor, pues prácticamente el sueldo de Chile sale de la Región de Antofagasta y paradójicamente tenemos las cifras más altas de cesantía del país.

Es por esto que como diputada hago un llamado no sólo a Codelco, sino que también a las empresas mineras privadas que operan en la zona a que contraten mano de obra local. Que transparenten de una vez por todas cuál es el porcentaje de trabajadores locales que tienen y que doblen su esfuerzo para capacitar y contratar a los nuestros. Este llamado no deberíamos hacerlo, pues debería ser un compromiso casi ético de estas empresas, pero lo hacemos porque es urgente que se preocupen.

Sin duda que en la senda de la búsqueda del pleno empleo, no nos quedaremos sólo en este llamado, pues le hemos pedido al Gobierno que se agilicen las evaluaciones de los proyectos que pretenden instalarse en la región, pues la burocracia también afecta al empleo.

A lo anterior se suma la inversión pública que existe en la ciudad y que también genera empleabilidad. Los proyectos en ejecución están dando trabajo a los calameños y la construcción de viviendas en la zona, aporta unos 1.500 cupos laborales y otras 1.000 plazas en proyectos de mejoramiento urbano.

Otras posibilidades de empleo se encuentran en los proyectos privados de energías renovables que operan en la ciudad y en la provincia, para lo cual nos hemos reunido con los representantes de estas entidades para que se entreguen perfiles y poder capacitar a los habitantes, a fin de que se contrate mano de obra local. Se han comprometido con ello.

A lo anterior se suma el cambio de criterio de la Dirección del Trabajo para la aprobación de jornada bisemanal, ya que por dictamen se elimina la exigencia de que el trabajador no deba estar en condiciones de trasladarse a su lugar de residencia diariamente. Con esto, una empresa con jornada bisemanal en faena como Radomiro Tomic por ejemplo no podía contratar trabajadores locales que llegaran a dormir a su casa y debía traer conmutados.

Si bien la idea es que se diversifique la economía local, debemos entender que somos una región minera y generadora de energía, y es ahí donde están nuestras principales fuentes de ingreso a lo que se suman los proyectos de inversión públicas, que ya están dando trabajo.

No estamos paralizados ante esta situación, sino que todo lo contrario. El país pasa por una profunda crisis que impactará también en el empleo. Espero que con estas medidas y los proyectos en proceso de desarrollo podamos llegar pronto al pleno empleo.