Ataques a la prensa marcan nuevo mando de Carabineros en Antofagasta

Carabineros disparando perdigones directamente a la prensa y detenciones bajo acusaciones que mostraron ser falsas han marcado la tónica desde la llegada del nuevo Jefe de Zona de la institución, el General Rodrigo Medina. Por otra parte, en la arista política, al interior del gobierno regional comienzan a aflorar los roces por la nula presencia de la gobernadora de Antofagasta en materias de seguridad pública desde el comienzo del estallido social.

«Los disparos fueron directos a la prensa». Así de categórico fue el relato de la periodista Dayane Marquez quien sufrió el ataque de Carabineros de Antofagasta durante la última jornada de manifestaciones vividas en la capital regional. La profesional aseguró que en el momento de los hechos no habían barricadas ni ataques con molotov a los uniformados, de ahí que acusa que el actuar policial fue incomprensible.

«Quedamos en el medio del contingente de Carabineros que llegó al lugar y los manifestantes que estaban unos metros más arriba. Por seguridad y como una medida que hemos ido tomando a raíz del aumento en la violencia con la cual hemos sido reprimidos, los periodistas andamos juntos. Al ver esto, buscamos una pared para evitar quedar en la línea donde podían llegar los disparos y el resto de los elementos (…) cuando empezamos a correr recibimos los perdigones», explica Márquez. 

A raíz de esto, la profesional de las comunicaciones quedó con una herida en su rostro la cual podría haber sido mayor si no hubiera tenido elementos de protección. Sin embargo, esto elevó las tensiones entre los periodistas y el recién asumido alto mando de la institución, el General Rodrigo Medina, Jefe de la II Zona de Carabineros quien ha evitado, desde que llegó, hablar con los medios de comunicación.

La institución solo se pronunció a través de una declaración escrita donde «lamentó que la comunicadora haya resultado lesionada en medio de los graves incidentes que se registraban en el sector, donde nuestro personal estaba siendo atacado con diversos elementos contundentes e incendiarios». Además, aseguraron que iniciarán una investigación administrativa.

Sin embargo, este no fue el único ataque a la prensa que recae sobre el recién asumido alto mano local.

Falsas imputaciones

El segundo hecho ocurrió días atrás cuando el reportero gráfico de El Mercurio de Antofagasta Matías Quilodrán fue violentamente detenido por parte de Carabineros en el contexto que el profesional de la prensa se encontraba sacando fotografías de la manifestación.

No obstante aquello, lo más grave vendría después cuando desde la institución indicaron que este habría estado participando en desórdenes. Hecho que fue categóricamente desmentido por parte de testigos en el lugar y también por registros audiovisuales que de no haber existido, habría imperado la versión de los uniformados por ser testigos de fe.

La gobernadora «fantasma»

Otra arista de todo esto es la política. Y aquí el escenario vivido tanto con ambos periodistas como con la serie de hechos de violencia registrados desde octubre a la fecha en la ciudad ponen los focos sobre la gobernadora de Antofagasta, Katherine López (UDI). Y eso, en el gobierno regional, lo miran de cerca.

La molestia está instalada en la Intendencia respecto al nulo rol mediático que ha jugado López quien -por su cargo- es la encargada de la seguridad pública. Y ese descontento, que hasta ahora es privado, cada vez se está haciendo notar más, perdiendo incluso el disimulo. Enojo que tiene una cuota alta de razón.

Las últimas apariciones públicas compartidas en sus redes sociales fueron promoviendo colocar chips a mascotas, haciendo diálogos ciudadanos en Taltal, compartiendo información sobre marejadas y otros tópicos similares. Pero, ni una sola palabra sobre temas de seguridad entendiendo que Antofagasta ha sido una de las zonas más afectada por hechos de violencia en el país junto con Santiago, Concepción y Valparaíso.

Todos estos ingredientes se suman a las dudas respecto al poder de control del orden público por parte de la autoridad y con otro foco puesto en el protocolo de Carabineros para aquello, y que al menos en el caso de los profesionales de la prensa, no se habrían cumplido por lo que Márquez anunció que serán varios más los periodistas que evalúan presentar acciones legales contra la institución