Establecen estrategia para controlar carpistas ilegales en Llacolén

Insalubridad, ruidos molestos, fuegos artificiales, inseguridad, entre otras problemáticas denunciaron los vecinos sector sur.

Playa Llacolén

Tras recibir denuncias de vecinos del sector Llacolén, en el sur de Antofagasta, la Alcaldesa Karen Rojo convocó a la Armada y la Gobernación Provincial a fin de sostener una reunión junto a los vecinos afectados por una serie irregularidades producto de la ocupación del borde costero por parte de carpitas ilegales.

En la instancia la autoridad comunal indicó que “en relación a diversas denuncias que nos llegaron físicamente y a través de redes sociales en razón a la problemática que hay en el sector sur, en especial en Llacolén, donde se han instalado de manera ilegal personas a pernoctar durante largas jornadas, por lo que llamamos al Capitán de Puerto y junto a los vecinos para buscar una solución a esta problemática”.

Así mismo, la Alcaldesa Rojo agregó que “hicimos un acuerdo con la autoridad (marítima) de ir trabajando de manera mucho más sistemática para que se pueda garantizar a los vecinos que puedan vivir en un ambiente de seguridad. Son problemas muy molestos como ruidos, fuegos artificiales, fogatas, basura, mucho problema que genera un entorno que no es amigable”.

El Municipio se comprometió a reforzar el trabajo de limpieza del sector y apoyar las gestiones en materia de seguridad o de desalojo del lugar en caso de ser necesario.

Por su parte, el Capitán de Fragata Julián Aguirre, Capitán de Puerto de Antofagasta “estamos trabajando en un asunto que es una costumbre del norte de Chile que no es legal de instalarse en carpas prácticamente por todo el periodo estival y en el mes de marzo vuelven a sus hogares. En este caso es complejo porque hay edificios y casas, es un sector habitacional que tiene al frente una playa que es el sector de Llacolén, donde ha habido un aumento de carpas con resultado de basura y bajas normas higiénicas que transgreden el sano convivir, por lo tanto trabajamos en mecanismos para erradicar esas malas prácticas”.

La autoridad marítima explicó el procedimiento de desalojo indicando que “el primer control es la notificación al ocupante ilegal y el mismo tiene un plazo para salir, el que se ha determinado por el criterio en relación al tamaño de la instalación que tiene, si es una carpa se le da un par de horas, si es algo mayor se le da un plazo que llega hasta las 72 horas, terminado ese plazo, si no salen, y efectuado el oficio de la Gobernación Provincial, se solicita el auxilio de la fuerza pública de Carabineros y se hace el retiro total de las instalaciones de la ocupación ilegal”.