Congreso
Incendio simple: senadores apuntan a dificultar la excarcelación

La idea es que aquel que cometió dicho acto y se encuentra tras las rejas, le sea complejo salir en libertad. Para ello se utiliza el mismo criterio que a los delitos terroristas, es decir que el máximo tribunal se pronuncie a favor de la petición por unanimidad.

Incendio Valparaíso
Incendio Valparaíso | Foto: La Tercera

El 24 de diciembre pasado, 245 de casas fueron calcinadas en un incendio que afectó a los habitantes de los cerros Rocuant y San Roque de Valparaíso. La fecha y una serie de pistas que hoy se investigan, hacen pensar que se trató de un acto intencional.

Pocos días antes, los senadores Carmen Gloria Aravena, Francisco Chahuán, Iván Moreira, Rafael Prohens y Kenneth Pugh presentaron una moción que extiende al delito de incendio las restricciones contempladas en la letra e) del número 7° del artículo 19 de la Carta Fundamental para conceder la libertad al imputado.

En la práctica, la iniciativa que será estudiada en su primer trámite por lo integrantes de la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamentopretende que al delito de incendio simple se le aplique la norma especial que a  los delitos terroristas, es decir, aquellos que cometen estos incendios y deseen salir en libertad deberán apelar a las instancia superiores, quienes deberán acordar la excarcelación por unanimidad.

La moción indica que “aquellas personas que han sido condenadas con cárcel pueden apelar a su libertad pero la resolución debe ser conocida por el tribunal superior correspondiente, integrado exclusivamente por miembros titulares, y la resolución que apruebe u otorgue la excarcelación ha de ser acordada por unanimidad, y que mientras dure la libertad del imputado, éste quedará siempre sometido a las medidas de vigilancia de la autoridad”.

Cabe recordar que el delito de incendio simple está contemplado en el Código Penal y, aun cuando éste no busca inducir temor, tiene asignadas altas penalidades dados los daños que causan tanto a las personas como a los bienes privados y públicos, con todas las consecuencias que son de prever, esto es, con grave conmoción social, a lo que debe unirse el gran despliegue de recursos humanos y económicos que se requieren para atacar tales siniestros.