Centro de la ciudad
[VIDEO] Ambulantes atacan a fiscalizadores de Seremi de Salud en Antofagasta

A una de las fiscalizadores le tiraron orina y a otros los agredieron física y verbalmente sin poder concluir las labores en el centro de Antofagasta.

Actos de violencia, tanto verbal como física, sufrió personal de la Seremi de Salud y el municipio al intentar fiscalizar el gran número de carros y puestos ambulantes de comida, instalados en las calles céntricas de Antofagasta.

La Seremi de Salud, Rossana Díaz Corro, explicó que ante las constantes quejas de ciudadanos y los requerimientos hechos distintos estamentos públicos, la mañana de este jueves, inspectores de su cartera y del municipio, acompañados por PDI y Carabineros, concurrieron a las arterias de Matta, Maipú y Prat para fiscalizar, levantar sumarios y retirar alimentos desde puestos ambulantes sin autorización sanitaria.

Un funcionario municipal golpeado, una funcionaria de la Seremi a la que le arrojaron orina, gritos, insultos y amenazas de ambulantes y transeúntes fue la tónica durante el proceso, detalló Díaz Corro. Además, desconocidos lanzaron piedras a uno de los vehículos de esa repartición pública, precisó.

“Esta acción que intentamos realizar es para cuidar la salud de las personas y evitar intoxicaciones por la ingesta de alimentos que no tienen la manipulación o conservación mínima (…) Es paradójico, dijo, que, justamente, parte de esa población a la que intentamos proteger, sea la que ataca a nuestros funcionarios”, reflexionó.

“Lo que nos queda como autoridad sanitaria es pedirle a la gente que no compren alimentos en la calle, por el riesgo para su propia salud, sobre todo en esta época de verano, donde el mayor calor descompone con mayor rapidez todo tipo de comida preparada”.

Junto a ello, dijo, la manipulación de alimentos en carros no autorizados, que no cuentan con los requerimientos sanitarios mínimos es una verdadera ruleta rusa.

Pese a lo ocurrido, dijo, seguirán buscando estrategias que les permitan sacar de las calles a los comerciantes ambulantes que están dispuestos a arriesgar la salud de las personas. Esta situación no sólo es patente en el centro, sino también lugares como el balneario municipal, precisó.