Las denuncias que provocaron la destitución de los mandamás de la UDI Antofagasta

Acusaciones de presiones, borracheras y mala conducción terminaron con la presidencia de la UDI Antofagasta de Diego Fernández y de su secretario general Horacio Cortés quienes fueron destituidos por parte del Tribunal Supremo del partido.

Diego Fernandez
Diego Fernandez

Era un secreto a voces los serios conflictos internos que dividían a la UDI a nivel local quienes apuntaban a la dirección que tenía su presidente Diego Fernández -actual concejal de Sierra Gorda- y el secretario regional Horacio Cortés. Ambas figuras que hasta hace poco desempeñaban además funciones al interior del Servicio de Salud de Antofagasta.

Parte de aquellos reclamos se tradujeron en una denuncia formal que llevó a que el 11 de septiembre del 2019 se hicieran entrega en un documento al Tribunal Supremo del partido en contra de ambos personeros. Documento que no solo cobró valor por lo que decía sino también por quienes presentaban los testimonios, donde se incluían las denuncias de concejales e incluso de la propia Seremi de Salud Rossana Díaz Corro. 

Testimonios que fueron ratificados el 9 de enero del 2020 cuando se reunió a ver el caso del Tribunal que terminaría hoy confirmó la destitución de sus cargos de Fernández y Cortés.

Las denuncias

La primera de las denunciantes fue la concejala de Sierra Gorda Jenny Lagunas quien acusó la nula participación y gestiones de los denunciados en una actividad social realizada el 13 de julio del 2019 para recaudar fondos para un familiar de un militante del partido que padecía cáncer.

Falta de apoyo que también esgrimió otro denunciante, el señor Walter Garrido, quien acusó que en el contexto de los graves daños sufridos por las lluvias en la provincia de El Loa, el partido había quedado por proporcionar una ayuda a los pobladores cosa que no ocurrió debido a que Fernández y Cortés no solo se opusieron a gestionarla sino que también increparon a Garrido por estar trabajando en ese sentido.

A lo anterior, el denunciante agrega que de igual forma habían tenido dificultades con los directivos por cuanto durante su mandato no había efectuado labor alguna y muy por el contrario habían obtenido ocupación remunerada en las dependencias del Servicio Regional de Salud sin la competencia para ello, abusando de su calidad de directivo, en desmedro de los militantes que también lo requerían, indicó en el tribunal.

La borrachera y la Seremi

A las denuncias anteriores se sumaron otras tres. Una de ellas es la de la Concejala de Tocopilla Rosa Fernández, también UDI, quien indicó ser perjudicada por el presidente de su partido respecto a la posibilidad de obtener un empleo, cosa que no se concretó y que incluso le perdió su título profesional. También señala de gravedad el que este no asistió a la Asamblea del partido que se efectuó en Antofagasta el día 12 de julio.

Misma concejala que agrega otro hecho que tuvo lugar en la localidad de María Elena en el contexto de un seminario de concejales. La mujer declara que durante la noche habiéndose retirado a su pieza para reposar en razón de encontrarse con molestias estomacales, sintió que tocaban a la puerta en forma insistente por lo que decidió abrir y se encontró con el Sr. Fernández completamente ebrio junto a otro concejal queriendo entrar a la habitación lo que por cierto fue rechazar, indica el documento al cual tuvo acceso Timeline.cl

Posterior a aquello, se habría llevado a cabo un sumario interno por parte del militante Pablo Castillo el cual habría no habría arrojado sanción alguna.

Sin embargo, uno de los testimonios que más llamó la atención fue el prestado por la propia Seremi de Salud Rossana Díaz Corro quien indicó que antes de la elección Horacio Cortés había concurrido a su oficina y expresado «que si no votaba por ellos no del darían ningún tipo de cargo y no tendría posibilidad de postular a cargo de elección popular. 

Ante todos estos testimonios el Tribunal Supremo hizo notar que ninguno de los acusados asistió a dar su versión de los hechos, motivo por el cual decidió «la inmediata remoción de sus cargos directivos del Presidente y Secretario Regional del Partido de la UDI a Diego Fernández Soto y Horacio Cortés Molina», concluye el documeto.