Mesa de Unidad Social de Antofagasta reforzará trabajo territorial para plebiscito

"Como la política tiene que ver con la correlación de fuerzas, dependiendo de lo que pase en abril podemos llegar a que ciertas cuestiones de ese acuerdo puedan ser sometidas nuevamente a discusión", aseguró Pablo Rojas, vocero de la Mesa de Unidad Social Antofagasta.

«Como está diseñado el cambio constitucional es prácticamente imposible superar una Constitución neoliberal tal cual la conocemos. Es imposible devolver las empresas estratégicas al Estado, consagrar el agua como derecho fundamental, consagrar la propiedad social y asegurar y garantizar derechos fundamentales», es la reflexión de Pablo Rojas, vocero de la Mesa de Unidad Social (MUS) Antofagasta en una entrevista realizada en ATV. 

No obstante lo anterior, asegura que con todas las críticas al acuerdo firmado en noviembre donde se gestó la votación de abril, «uno de los pasos relevantes es optar por el apruebo en el plebiscito y por la convención constitucional».

Sin embargo, el dirigente enciende una luz de alerta por lo confuso que resulta para una parte importante de la población la forma en la cual estarán planteadas las opciones dentro de la papeleta.

«Hemos notado haciendo puertas a puerta y talleres que las personas desconocen en gran medida lo que está en juego como qué es una constitución, por qué es tan importante cambiarla, incluso el mismo voto. Nosotros tenemos el volante y cuando se los mostramos muchos desconocen qué es lo que se va a votar y se dan casos donde gente cree que la convención mixta constitucional es paridad de géneros en circunstancias que es una cantidad de ciudadanos electos y otra de parlamentarios», indica Rojas.

Despliegue y suspenso

Las ganas están pero los recursos son escasos. Eso podría simplificar las complicaciones que tiene la MUS Antofagasta para abarcar con una campaña territorial a una de las regiones más grandes del país. De ahí que centrarán sus esfuerzos en la capital regional.

«El despliegue territorial y el contacto cara a cara es fundamental. Mucho se habla de la importancia de las redes sociales virtuales que sí la tienen, pero es acotada a ciertos públicos (…) nosotros sí creemos que es fundamental el despliegue territorial con los escasos recursos acotados que tenemos».

Eso sí, advierte que pese a que el camino debe ser institucional, no se cierra a empujar ciertas modificaciones a lo ya impuesto en el acuerdo y posteriormente en el plebiscito. «Como la política tiene que ver con la correlación de fuerzas, dependiendo de lo que pase en abril podemos llegar a que ciertas cuestiones de ese acuerdo puedan ser sometidas nuevamente a discusión»

Además concluye diciendo que «no podemos cerrarnos desde el mundo social a que lo que dictaminaron los partidos sean lo que tenemos que aceptar. Pero eso es distinto a decir que «vamos por fuera» porque como la política tiene que ver con fuerza, yo prefiero optar por la vía democrática (…) Creo que la vía institucional definida hasta ahora es el camino que hemos definido a seguir con todas las diferencias que tenemos con él, pero creemos que la fuerza del movimiento podría ser capaz de correr las restricciones  que estos momentos hacen que se impida cuestionar los tratados internacionales».