Refuerzan vigilancia en Antofagasta tras casos de Malaria en Pozo Almonte

Autoridad Sanitaria vigila semanalmente 184 trampas desde Antofagasta hasta Tocopilla e inspecciona puntos estratégicos en Taltal y El Loa, sin que existan a la fecha el hallazago de mosquitos de interés sanitario como el Anopheles o el Aedes Aepypti

Mosquitos
Foto: Seremi de Salud

Un nutrido trabajo de vigilancia mantiene la Seremi de Salud en distintas comunas de la Región con el objetivo de evitar la aparición y propagación de los mosquitos de interés sanitarios como el Anopheles y Aedes Aegypti, agentes transmisores de enfermedades graves como la Malaria – en el caso del Anopheles – y el Dengue, Zica, Fiebre Amarilla y Chikungunya en cuanto al Aedes Aegypti. 

Así lo precisó la Secretaria Regional Ministerial de Salud, Rossana Díaz Corro al ser consultada en torno a los dos casos de personas de nacionalidad boliviana que fueron confirmadas con Malaria, en la vecina región de Tarapacá, zona en que también fue hallado el agente transmisor de la patología, el mosquito Anopheles.

«No se transmite de persona a persona»

La autoridad explicó en primer término que la Malaria como el resto de las patologías antes nombradas no se trasmiten de persona a persona, sino a través de los mosquitos Anopheles y Aedes Aegypti.  En Chile continental estos mosquitos efectivamente han sido detectados tanto en Arica – Parinacota como en Tarapacá, no obstante, y hasta el momento éstos NO tienen el virus que provoca las enfermedades, es decir hasta ahora están sanos, lo que implica que los casos de personas con Malaria como de Dengue que han aparecido en Iquique son estrictamente importados, tema que parece de toda lógica considerando que Bolivia, Perú y Brasil tienen brotes.

La autoridad detalló que en la Región de Antofagasta, la Seremi de Salud tiene 184 trampas ubicadas desde la Capital Regional hasta Tocopilla y distribuidas en lugares como el aeropuerto, puertos, mercados, terminal de buses y hospitales, las que por cierto son revisadas por la Unidad de Zoonosis de la Seremi de Salud semanalmente. Estas, expresó, contienen una infusión que atrae al vector, permitiendo detectar sus huevos. De hecho e igualmente cada semana alrededor de 200 muestras son enviadas al Instituto de Salud Pública (ISP) para su debido análisis.

Presencia en la región

En ese ámbito, subrayó que a la fecha, NO se ha detectado en la Región la presencia del mosquito Aedes Aegypti, pero sí la existencia de especies nuevas como el Aedes Sallumae, la que si bien no tiene importancia desde el punto de vista de la Salud Pública, demuestra que la región no está libre del ingreso de vectores nuevos, puntualizando no obstante que el género más frecuente continúa siendo Culex Quinquefasciatus y Culex Apicinus, el conocido zancudo común.

Asimismo la Secretaria Regional Ministerial, acotó que los fiscalizadores de la Unidad de Zoonosis tienen adicionalmente un programa especial de vigilancia en puntos estratégicos de acumulación de agua en la propia Capital Regional, en la Capital del Loa, en Tocopilla y en Taltal.

Rossana Díaz Corro recalcó que las patologías transmitidas por el Aedes Aegypti son graves y que puede causar inclusive la muerte.  Estas, puntualizó, provocan en general, fuertes cuadros gripales, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares y articulares e ictericia.  Más aún expresó, se les asocian a la microcefalia y al síndrome de Guillain-Barré, en el caso del Zica.

Prevención de la ciudadanía

La Seremi de Salud agregó que el mosquito instala sus huevos en el agua dulce por lo que la ciudadanía debe colaborar con la prevención evitando acumular agua en recipientes abiertos. Además es importante reemplazar el agua de los floreros por arena húmeda.  Esto tanto en las casas como en los cementerios. A estos consejos se suma la necesidad de renovar el agua de las mascotas al menos 2 veces al día.

Paralelamente la personera se refirió a la necesidad de revisar las griferías que puedan estar generando goteras y acumulación de agua; la limpieza y drenaje de los techos, evitando la acumulación de desechos; la eliminación de todos los recipientes que no sirven; la limpieza y cloración de las piscinas y evitar la acumulación de basura y enseres en desuso.

394 muertes y más de mil contagios

El Aedes Aegypti generó un foco y brote de Fiebre Amarilla en 1912, en Tocopilla, ocasionando 1101 casos y 394 muertes. El Hospital de esa localidad lleva el nombre del médico internista Marco Macuada quien falleció producto de la patología y luego de dar su vida por el cuidado de los pacientes. El hecho muestra que la región cumple con el clima adecuado para la reintroducción del insecto.