Nación Lickanantay Atacameña exige escaños reservados y reconocimiento Constitucional

Pueblos Originarios
Foto: Internet

Fue a través de una declaración pública que el Pueblo Nación Lickanantay Atacameña informó que se sumarán a la convocatoria para el plebiscito del 26 de abril y llamó a aprobar la nueva Constitución, votando por una Convención Constitucional y para hacer de esta una Asamblea Constituyente.

A lo anterior se sumó la exigencia a los senadores de Antofagasta a contemplar escaños
reservados para todos los Pueblos Originarios, «estos deben ser con paridad de género, respetuoso con la dualidad como principio de nuestra cosmovisión indígena, ya que han sido y son, esencialmente las mujeres indígenas quienes fortalecen el buen vivir en los territorios», señala el texto. En caso que el Estado niegue esta opción anunciaron que llevarán mandatados y a disputar el 2/3 de la Convención que resulte electa.

«Para nosotros y nosotras el Proceso Constituyente abre una oportunidad de poder concretar nuestros anhelos y sueños tantas veces aniquilados por el Estado. Para esto, hacemos el llamado a todos los hermanos y hermanas a seguir construyéndonos desde abajo, deliberando en las asambleas, como pueblo debemos mantener la unidad», indicaron.

También indicaron que de las demandas más urgentes que deberá resolver la nueva Constitución es el reconocimiento Constitucional del Pueblo Nación Lickanantay Atacameña para esto se espera que el Estado de Chile «sea humilde y asuma la pre-existencia de los pueblos originarios, además que cumpla con restablecer los territorios a la brevedad, cumpliendo con su propia normativa chilena, la Ley Indígena y el Tratado Internacional del Convenio 169 de la OIT (…) Nuestro mayor desafío es la necesidad de un Estado Plurinacional, que reconozca y garantice el ejercicio de la soberanía, la autodeterminación en nuestro territorio y la Consulta Indígena como expresión concreta de la soberanía de los pueblos en la nueva Constitución».

Las demandas

En la declaración recalcan la necesidad de resguardar con urgencia el agua en sus territorios y piden que se reconozca el agua con derechos, al igual que la naturaleza y el ecosistema. «Es de suma importancia que se reconozcan y garanticen nuestros derechos, ponemos en énfasis en el Derecho a la salud, el cual debe ser de acceso gratuito y de calidad. Se debe reconocer y promover el desarrollo de la medicina de saberes ancestrales, la tradición de nuestras parteras y con el derecho de que en las partidas de nacimiento se pueda especificar la comunidad en la que se nace».

En materia de educación piden que tenga un carácter comunitario y no esté en manos del mercado ni mantener su carácter lucrativo. «Esta debe integrar el sistema educativo multicultural, construida en sus territorios, rescatando y destacando la labor de los educadores tradicionales, la interculturalidad y la autonomía de los pueblos en formación, para esto comenzamos a establecer alianzas y compromisos con las Universidades de la Segunda Región para la pertinencia indígena en la educación superior.

En materia del Derecho a la vivienda piden que el Estado concrete la restitución del territorio para impulsar la construcción de viviendas, en la forma y material de construcción propia de los pueblos, generándose las modificaciones necesarias a las normativas de construcción.

«Exigimos al Ministerio de Bienes Nacionales y Seremi Regional resolver a la brevedad las demandas territoriales, declaramos estar alertas para movilizarnos por estas necesidades históricas, en el caso de que se produzca un rechazo de dichas entidades», indican.

En lo referente al resguardo del Patrimonio solicitan a todos los comuneros que la venta de las tierras, queden sujetos a herencia de las familias originarias, sin que las tierras queden en manos de privados o terceros ajenos a las tradiciones. Indican que es fundamental diferenciar el arte de los pueblos, la artesanía tradicional es esencialmente de calidad y debe ser resaltada como patrimonio cultural.

«Entendemos que las propuestas de los pueblos a la nueva Constitución deben seguir
construyéndose en conjunto, por lo que cada una de las peticiones serán discutidas en cabildos abiertos y nuevos congresos. Juntos en la vía popular de los Pueblos Originarios a la Asamblea Constituyente», concluyó la declaración pública.