“Súper Lunes” enfrentó a municipio y gobierno regional de Antofagasta

Las relaciones están cada vez más distantes entre el gobierno regional y la municipalidad debido a un tema que ha sido difícil de controlar para los primeros como es la seguridad pública. Rencillas que nuevamente generaron el enfrentamiento entre ambas autoridades este “súper lunes” luego que el Intendente Edgar Blanco cuestionara la decisión de la Corporación Municipal de suspender las clases a nueve establecimientos “conflictivos”. La respuesta no tardo en llegar pues desde la casa consistorial apuntaron a la incapacidad del gobierno para resguardar la integridad física de los alumnos y docentes.

Foto: Eduardo Arévalo

Las barricadas y hechos de violencia en Antofagasta han sido la cancha donde se está llevando una pelea en paralelo, la de las autoridades municipales y gubernamentales. Las relaciones entre ambas máximas autoridades tuvieron un «verano de San Juan» luego de las duras declaraciones cruzadas a causa del relleno sanitario «Chaqueta Blanca», pero ahora han vuelto teniendo como foco el control del orden público.

El último roce se vivió este lunes luego que la alcaldesa Karen Rojo -presidenta de la Corporación Municipal de Desarrollo Social- informara la suspensión de nueve liceos de los denominados «conflictivos» de cara a este lunes. Así se buscaba una forma de descomprimir lo que sería una serie de llamados a movilizaciones que efectivamente marcaron el «súper lunes» concentrándose principalmente en barricadas en distintos puntos de la ciudad afectando el tránsito de vehículos pero no mayormente el funcionamiento de las clases.

Lo que en un principio se podía apreciar como un acto coordinado entre las distintas autoridades para desarticular las movilizaciones por la vuelta a clases, recibió una dura crítica del Intendente Edgar Blanco quien acusó que «no estoy de acuerdo con las medidas de suspender las clases en Antofagasta, como pasó hoy (lunes), porque nuestros niños necesitan volver a la normalidad cuanto antes y, así, no seguir perdiendo clases».

Sin embargo, esto tendría una réplica que vendría desde la CMDS quienes hicieron un llamado a las autoridades del Gobierno Regional «a cumplir con compromisos adquiridos en torno a la recuperación del orden público y  resguardo de la integridad física y psicológica de niñas, niños y jóvenes, padres y apoderados,  docentes y trabajadores de la Educación, entregando garantías concretas de seguridad que permitan seguir desarrollando actividades académicas y extracurriculares de acuerdo a lo establecido. Aspectos que fueron solicitados a través de 3 oficios a las autoridades regionales y planteados en diversas reuniones».

Enfrentamientos entre ambas autoridades que por ahora estarían lejos de terminar de cara a un mes de marzo donde las marchas lideradas por estudiantes tendrán un rol protagónico más aún teniendo en cuenta que este martes vuelven a clases aquellos nueve liceos que fueron suspendidos este lunes.