Vanessa Aguirre: La muerte de la joven embarazada que se cerró sin responsables en Antofagasta

"Si hubiera vivido en los Jardines del Sur habrían hecho su pega desde el principio" asegura el viudo de Vanessa, joven que al principio dijeron que había fallecido por un ataque de perros pero luego se demostró que fue asfixiada. Hoy se cerró el caso sin culpables.

El hecho ocurrió el 1 de abril del 2013 | Foto: Sebastián Rojas

Fue tal la cadena de errores en la investigación de la muerte de Vanessa que hoy su viudo, José Luis Ahumada, se niega a dejar que el caso se olvide. Más aún cuando en el momento del hecho llevaba en su vientre al hijo de ambos de 20 semanas de gestación. Sería el segundo de la pareja, pues su hija estaba a punto de cumplir un año en esa fecha. «Vanessa murió el 1 de abril, Marley cumplía su año el 3 de abril. Me tocó cantarle el cumpleaños feliz al lado del cajón de mi señora», asegura José Luis.

De aquel hecho han pasado siete años, y solo hace pocos meses se enteró que cerraron la causa sin culpables. Eso motivó a Jose Luis a hablar con Timeline.cl. «Al principio todos los medios hablaron del caso de mi señora, pero después todos se olvidaron», asegura.

El errado primer informe

Vanessa Odette Aguirre Paz tenía 27 años de edad cuando su cuerpo fue encontrado por un grupo de personas el 1 de abril del 2013 en un basural aledaño al lugar donde vivía con Jose Luis en el Campamento Mujeres Unidas de Antofagasta. 

El informe Nº60/2013 que emanaría desde el Servicio Médico Legal local días después de aquello indicó que la joven madre falleció por una anemia aguda provocada por el ataque de perros. Sin embargo, este no sería solo una de las erradas conclusiones que tiempo después terminaría en un sumario interno contra el profesional (Q.E.P.D.) que examinó el cuerpo. Pero no sería el único en equivocarse, también lo hizo la policía.

Esta primera causa de muerte no dejó tranquilo a Jose Luis, de ahí que hizo un barrido por el mismo lugar que días atrás había inspeccionado la Brigada de Homicidios (BH) de la PDI local. Para su sorpresa encontró el calzón de Vanessa y a 100 metros su carnet y zapatillas. Prensa interior que luego sería clave en la cadena de errores.

  • ¿Por qué crees que se decidió cerrar el caso?
  • Porque no tienen una línea investigativa. Hicieron tan mal las cosas desde un principio que ya ha pasado mucho tiempo. Hubo exámenes que no se hicieron, no se tomó muestra de ADN.

De ataque de perros a crimen

Las dudas no cesaron en la cabeza de Jose Luis. Por eso insistió en la necesidad de exhumar el cuerpo de Vanessa y que este fuera examinado por el Servicio Médico Legal en Santiago. Deseo que se cumplió el 2014, casi un año y medio después de su muerte. Los resultados de aquel informe confirmarían las sospechas. Todo el trabajo realizado a nivel local estaba errado.

Lo primero que estableció esta nueva pericia fue que la causa de muerte de Vanessa fue «una asfixia mecánica por estrangulación manual (…) La evidencia permite establecer que se trató de un homicidio», indica el texto.

Además, concluyó que la víctima habría sido dejada en el lugar donde fue encontrada pero que el crimen se habría realizado en otra parte. También que los ataques de los perros (tesis de la muerte inicial) fueron cuando ella ya había fallecido.

El calzón y la violación

Aquel informe del 2014 estableció sin lugar a dudas -para los médicos que examinaron el cuerpo- que Vanessa fue asfixiada. Pero, el hecho habría sido en un contexto de ataque sexual pero que no pudieron afirmar categóricamente producto del mal trabajo realizado a nivel local.

«La no realización de peritajes de búsqueda dirigida a fluidos biológicos en la región genital y ropa interior de la víctima significó una pérdida de oportunidad para lograr confirmar o descartar una agresión sexual. La falta de fijación fotográfica de los genitales externos de la víctima (en el trabajo del sitio del suceso y en la autopsia del Servicio Médico Legal) no permiten pronunciarse respecto a posibles traumatismos sexuales en el cuerpo de Vanessa Odette Aguirre Paz», concluye el informe.

Pese a el último informe la fiscalía local seguía insistiendo en la tesis del ataque de perros. De ahí que las pericias no prosperaron hasta que hace poco Jose Luis se enteró que cerraron el caso. «Fui por mis medios a fiscalía a preguntar qué pasaba con el caso, como no tenía noticias, no se me había informado que el caso fue cerrado, nada», asegura Jose Luis.

  • ¿Te has podido juntar con el Fiscal Juan Castro Vecchio para saber porqué cerraron el caso?
  • Nada. Han sido totalmente negligente conmigo en todo sentido. Me he cansado de golpear puertas, lo hice público, me encargué de hacer grupos en Facebook. Pese al informe del SML en Santiago, la fiscalía a nivel local seguía insistiendo que esto había sido un ataque de una jauría de perros. Y es lógico por toda la consecuencia que les traería esto porque esto en su oportunidad fue un caso a nivel país, no solo regional.
  • ¿Qué busca hoy con hacerlo público?
  • Que no quede en el olvido como el caso del Bazar Glorita donde nunca se encontró al asesino. Como el caso de Matute Johns donde tuvo que poner plata, traer abogados y gente de afuera para que pudieran dar con el verdadero asesino. Yo busco responsables, culpables, todos los que estén involucrados en el caso de Vanessa.
  • ¿Crees que influyó la situación socioeconómica de ustedes para que la justicia no perseverara?
  • Sí, de todas maneras. Si hubiera vivido en los Jardines del Sur habrían hecho su pega desde el principio. Imagínese que a mí me tocó buscar pruebas.

Gran parte de los policías que llevaron el caso en Antofagasta están retirados mientras que el profesional del SML local que hizo el primer informe falleció no sin antes haber sido sancionado con el 15% de su sueldo tras un sumario interno por este caso. Eso mientras

Jose Luis hoy tiene una nueva pareja con quien tiene un hijo que se suma a Marley, quien ya cumplirá próximamente 7 años. Todavía no sabe como explicarle que la muerte de su madre quedó sin responsables de ahí que hace un llamado a quien haya visto algo para poder reabrir la causa.

«No porque tenga una nueva familia me voy a olvidar de mi señora y mi hijo y de todo lo malo que hicieron con nosotros», dice Jose Luis.